La rica historia de Taiwán

Taiwán es un país con 23 millones de habitantes que tiene una rica historia que se inicia cuando la República de China fue fundada en el año 1912, luego de que el 10 de octubre de 1911 los revolucionarios se alzaran contra el imperio Ching. Taiwán en ese momento estaba en poder de los japoneses, producto del Tratado de Shimonoseki de 1895, por el cual se cedió la soberanía a Japón tras la primera guerra sino-japonesa.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/KUP354IPKREIRNACH6RQL7MDEQ.jpg

Pese a que se libraron de la dinastía Ching, el Gobierno de China recién ejerció la soberanía sobre Taiwán en 1945, después de que Japón se rindiera a finales de la Segunda Guerra Mundial.

En 1943, en plena Guerra Mundial, Chiang Kai-shek, líder de China, se reunió con el presidente de los Estados Unidos, Franklin Roosevelt, y el primer ministro del Reino Unido, Winston Churchill, en El Cairo, Egipto.

La Declaración de El Cairo señalaba que Taiwán y sus islas asociadas debían ser retornadas a China.

En 1949, tras la guerra civil, el gobierno de Chiang Kai-shek se vio obligado a trasladarse a Taiwán, seguido por 1, 2 millones de personas. China Continental quedó en poder de los comunistas.

A partir de ese momento se vivió un clima de tensión entre ambas partes, ya que mutuamente se reclamaban soberanía sobre China.

Una ley marcial estuvo vigente en Taiwán desde 1949 hasta 1987, cuando se inició la era de la democratización con un auge económico importante.

En 1992 se celebró el consenso entre la República de China Taiwán y la República Popular de China.

Ambas partes llegaron al entendimiento de que existe una sola China, pero sujeta a definiciones políticas distintas. Tanto Taiwán como China Continental reivindican la plena soberanía sobre China.

Al cumplirse 104 años de su fundación, China Taiwán mantiene actualmente relaciones diplomáticas con 22 países, aunque no tiene un escaño en las Naciones Unidas. Taiwán tiene también el estatus de observador en la Asamblea Mundial de la Salud, en la Organización Mundial de la Salud de las Naciones Unidas, el Banco Interamericano de Desarrollo, así como el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo, entre otros.

Paradójicamente, el ciudadano taiwanés, pese a que su pueblo no tiene relaciones diplomáticas con Estados Unidos, no precisa de visa para ingresar a ese país.