Taiwán enfoca su cooperación en la agricultura y la salud

El Gobierno de la República de China Taiwán, a través de su Ministerio de Relaciones Exteriores, presentó los enfoques de los proyectos de cooperación internacional que viene desarrollando con sus países aliados en los ámbitos de la agricultura, la salud y los trabajos con Organizaciones no Gubernamentales (las ONG). Los planes giran principalmente en torno a la transferencia de conocimiento y tecnología, apuntando al desarrollo de las naciones con las que mantienen relaciones bilaterales.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/OJ7OAYCR2RFRLJLRNXAOLUNU4M.jpg

Con la presentación de estos programas, esta pequeña isla, de tan solo 36.193 km², busca contribuir con el desarrollo económico y social de sus países aliados, especialmente con islas del Pacífico, parte de América Central y Paraguay, único en Sudamérica.

El Ministerio de Agricultura dispone de unos US$ 4.000 millones al año para el fortalecimiento de la agricultura taiwanesa, de los cuales cerca US$ 130 millones destina exclusivamente a investigaciones en el rubro.

Su alta producción en tecnología llega incluso al campo, donde los campesinos vía teléfono celular son alertados a través de un sistema de mensajería sobre cambios bruscos de temperatura o lluvias, de manera a tomar las precauciones en las áreas de cultivo, especialmente en los arrozales.

La producción agrícola se centra en las plantaciones de arroz, debido a que con 23 millones de habitantes, requieren anualmente de unas 26 millones de toneladas del cereal, y de esta cifra el 55% es producción local. Por lo que el 45% restante lo deben importar.

También cultivan soja, para lo cual disponen de 9 tipos de semillas. Con sus investigaciones, en 2 años, lograron aumentar en aproximadamente 400% la cosecha.

En el Consejo de Investigación de la Agricultura de la estación distrital de Tainan (DARES, por sus siglas en inglés) indicaron que cuentan con 23 variedades de semillas de maíz y 4 tipos de espárragos.

La Dra. Ai-Hua Yang dijo que no es legal la modificación genética de las semillas, ni la utilización de químicos, especialmente en el cultivo de arroz, por lo que incentivan la producción orgánica de los alimentos.

Crisis generacional

Pero no todo camina a la perfección en el ámbito de la producción, pues la gran preocupación en este país, conducido por el presidente Ma Ying-Jeou, es que la población dedicada al campo está envejeciendo, teniendo los agricultores en promedio 60 años de edad, ante el poco interés de los jóvenes en involucrarse en este rubro.

El Estado, además de acompañar la producción con investigaciones, entrega en calidad de préstamo y con bajos intereses, las máquinas para los trabajos.

Para el fortalecimiento de la agricultura en Latinoamérica, las cooperaciones se centrarán en el mejoramiento de la calidad de producción a través de las asistencias técnicas, y según las necesidades de cada país.