Wiesenthal confirmó presencia del Carnicero de Riga en Paraguay

Simon Wiesenthal estuvo siempre pendiente de nuestro país en su inclaudicable labor de "cacería de nazis". Desde el caso del "Carnicero de Riga" -Eduardo Roschmann-, destapado por el diario ABC Color en 1977, siguió con atención todo lo que acontecía en Paraguay. Aun antes de que la Interpol confirmara la identidad del criminal de guerra, Wiesenthal adelantó a este diario de quién se trataba realmente hasta que el enigma fue resuelto. Su actividad movilizó desde distintos estamentos a nivel local hasta la misma Interpol.

Cuando el recientemente fallecido periodista Ramón Santiago Moreno descubrió hace 28 años que en el Hospital de Clínicas se había producido el deceso de Federico Wegener -quien no era otro que Eduardo Roschmann- antes que se conociera oficialmente la identidad, Simón Wiesenthal fue quien dio los primeros indicios que llevarían a la confirmación.

Según una publicación de este diario del 14 de agosto de 1977, cuatro días después de su muerte, Wiesenthal describió las señas particulares del temible "Carnicero de Riga", señalando: "La falta de dos dedos en ambos pies, pues, al huir de un tren alemán, debió enfrentar el congelamiento de los dedos y posteriormente amputárselos en Roma".

Wiesenthal también fue quien confirmó que Edith Rademacher, una residente en Buenos Aires (quien fue visitada por el entonces periodista de este diario Carmelo Módica), fue una de las tantas agentes nazis que hay en el mundo o quizás una amiga personal del criminal. En su casa ubicada en la capital porteña estuvo viviendo Roschmann, pero cuando el Gobierno de la República Federal de Alemania reclamó su extradición a la Argentina decidió escapar para refugiarse en Asunción el 6 de julio de 1977, donde llevaba una vida apacible y más que tranquila en apariencia.

El fugitivo era responsable de la muerte de nada menos que 40.000 judíos en los campos de concentración de la capital de Letonia, Riga, durante la Segunda Guerra Mundial. Llegó a la capital paraguaya en un ómnibus y se instaló en una pensión de la calle Iturbe, donde un mes después fue encontrado inconsciente y llevado al Hospital de Clínicas.

Luego de unos días, Roschmann mejoró y salió de alta para volver por sus efectos personales hasta el hospedaje. Sin embargo, con una recaída unos días después, debió internarse de nuevo y falleció en el nosocomio el 10 de agosto de ese mismo año.

A partir de entonces Wiesenthal tuvo una activa participación en la identificación del cadáver del criminal y se mantuvo pendiente de lo que pasaba en Asunción todo el tiempo desde Viena, Austria, donde residía.


LA CONFIRMACION DE INTERPOL

El 19 de agosto culminó el caso Roschmann cuando la Interpol de Paraguay confirmó su identidad basada en los resultados enviados desde Interpol de Buenos Aires. A la conclusión se llegó luego de cotejar las huellas dactilares del hombre fallecido en el Hospital de Clínicas bajo el nombre de Wegener con las de Eduardo Roschmann que se tenían en Alemania.
De acuerdo con las fuentes, "desde un principio se había confirmado que el ciudadano muerto era Wegener y ahora solo se confirmó", con lo que se dio por cerrado el caso.


CRONOLOGIA

6 DE JULIO DE 1977. Llegó a Asunción a bordo de un ómnibus de la empresa "La Internacional" Federico Bernardo Wegener o Eduardo Roschmann ante el pedido de extradición realizado a la Argentina por la República Federal de Alemania.


26 DE JULIO. Dos chinos de la pensión donde se había alojado en la capital paraguaya lo encontraron inconsciente. Fue trasladado al Hospital de Clínicas.


4 DE AGOSTO DE 1977. El paciente salió de alta y regresó a su hospedaje de la calle Iturbe 859. Poco después volvió a internarse.


10 DE AGOSTO. En la fría noche el periodista de ABC Santiago Moreno (+) descubrió que había fallecido Edward Roschmann, el "Carnicero de Riga", aunque oculto con el nombre de Federico Wegener.


11 DE AGOSTO. Con amplio destaque, ABC publicó el fallecimiento en Clínicas del "Carnicero de Riga", acusado de matar a 40.000 judíos.


12 DE AGOSTO. Un calificado equipo de médicos del nosocomio donde se produjo su deceso procedió a la autopsia del cadáver de Roschmann.

14 DE AGOSTO. Wiesenthal declaró desde Viena a este diario que Federico Wegener no era otra persona sino Roschmann y citó las evidencias que lo confirmaban. Desde Asunción se enviaron las pruebas a Alemania.


19 DE AGOSTO. La Interpol confirmó que la verdadera identidad del fallecido era Eduardo Roschmann, el "Carnicero de Riga", y se dio por cerrado el caso.
Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.