Detienen a “viuda negra” por crimen en Isla Pucú

Investigadores de la policía lograron cerrar un nuevo caso de “viuda negra” con la detención de Petrona Franco Acosta (58 años), concubina de Lino Gilberto Ayala (58), asesinado el domingo último, y el amante de la mujer, Éver Ricardo Domínguez Lesme (36), ayer en Isla Pucú, Cordillera.

Petrona Franco Acosta, detenida por el crimen.
Petrona Franco Acosta, detenida por el crimen.

Las detenciones de Franco y Domínguez se llevaron a cabo ayer, a las 9:30, en Isla Pucú, y 12:30, en el barrio Tayazuapé de San Lorenzo, respectivamente, por agentes de investigaciones de Cordillera, de investigación de Homicidios de Asunción y Lucha contra el crimen organizado, encabezados por el agente fiscal José Martín Morínigo.

Con esto queda resuelto el homicidio del pintor de obras Lino Ayala, ocurrido a las 3:45 del domingo pasado.

De acuerdo con los detalles de la investigación, Petrona Franco Acosta y Lino Ayala mantenían una relación sentimental de 4 años. Durante ese lapso cohabitaron en la casa de Ayala.

En los días de entre semana de aquellos años Petrona vivía con su hija, quien reside y trabaja en la capital del país. Solo los fines de semana permanecía con Ayala.

Durante ese tiempo en que Petrona viajaba desde Isla Pucú a Asunción y viceversa, conoció a Éver Ricardo Domínguez Lesme, residente en San Lorenzo, pero también oriundo de Isla Pucú. De esto hace dos años.

Hace siete meses Petrona y Éver rompieron su relación, aunque el contacto entre ellos continuaba.

Planificado

El sábado 7 de diciembre, de noche, Lino convenció a Petrona de ir a una jineteada, de la que volvieron alrededor de las 3:00 del domingo.

En ese lapso en que Petrona estuvo con su concubino también contactó con Éver, por teléfono, informándole de sus movimientos. Una vez en la casa, Lino y Petrona tuvieron relaciones íntimas. La llegada de la pareja a la casa fue confirmada por el hermano del hombre, vecino del lugar.

Cuando Ayala quedó dormido Petrona se levantó y fue al baño. En ese momento supuestamente ingresó un asaltante que sorprendió a Lino en la cama, lo apuñaló 58 veces y se llevó el celular de la mujer.

Esa fue la versión que dio Petrona a la policía, pero como no convenció a los investigadores el fiscal dispuso su detención.

También fueron fiscalizadas las comunicaciones telefónicas de Petrona, hallándose 30 llamadas al número de Éver Domínguez.

En un principio la mujer había dicho a los policías que usó por última vez su celular el sábado a las 18:00, pero en el registro figuraba que incluso hubo comunicación entre ella y Domínguez hasta minutos antes del crimen.

Después de que se hayan unido los cabos, de las llamadas y la relación entre Petrona y Éver, la policía detuvo a este último, quien finalmente confesó todo, desde la relación con la mujer hasta su autoría del homicidio, según las fuentes.

Domínguez contó que, tras el acto sexual, Petrona le llamó para avisar que Lino se durmió y podía aprovechar para entrar y matarlo.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.