Abogan por una justicia restaurativa en simposio

LOMA PLATA, departamento de Boquerón, Chaco (Marvin Duerksen, corresponsal). Los ministros de la Corte Suprema Sindulfo Blanco y Miriam Peña, y el pastor de la comunidad menonita Eduardo Friesen, abogaron ayer por una justicia restaurativa en adolescentes. Fue durante una jornada realizada durante dos días en esta localidad chaqueña. El evento fue organizado por el Departamento de Seguridad Interna de la Asociación Civil “Chortitzer Komitee”.

Participaron del encuentro dichos ministros de la Corte Suprema de Justicia, jueces, fiscales, abogados, agentes de la Policía Nacional, trabajadores sociales, mediadores, teólogos y estudiantes. 

Los ministros de la Corte Sindulfo Blanco y Miriam Peña admitieron que el sistema penal genera ganadores y perdedores, no regenera ni recupera.

“La justicia restaurativa es menos dañina, más eficaz, menos forzosa y sobre todo mas humana”, sostuvo Peña.

PUBLICIDAD

El pastor Eduardo Friesen explicó que la justicia restaurativa es una antigua idea de la Biblia, que busca una sociedad en convivencia y que cada hecho punible, en primer lugar, es un pecado ante Dios y después una infracción ante la ley.

El juez de Sentencia de Filadelfia Amado Arsenio Yuruhan señaló que el 78 por ciento de los condenados tiene que ver con el tráfico de drogas y la mitad de ellos son adictos a la droga. Dijo que el consumo de narcóticos atraviesa todas las clases sociales y que no hay que enojarse si en las comunidades indígenas del Chaco Central se consuma estupefacientes porque se las trae el hombre blanco. “Es un vicio que está matando a todos, a todo el país”, apuntó Yuruhan.

La justicia restaurativa busca ser reparadora o compasiva, mira las necesidades tanto de la víctima como victimario, dejando afuera o en un plano secundario el castigo legal. Es un trabajo en conjunto entre especialistas, mediadores, defensores, policía, fiscales y religiosos, expresaron los panelistas.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD