Alarmante situación de vulnerabilidad de la niñez

La muerte de una niña de 14 años al dar a luz nos sacudió del letargo en que nos encontramos inmersos con motivo de la etapa final de la disputa por la presidencia de la República. Detrás de esta niña-madre y de otros casos similares que van tomando estado público, un lamentable escenario de pobreza, abandono y falta de asistencia estatal, en todos los aspectos, nos enrostra la urgente necesidad de revisar el funcionamiento del sistema de protección a la niñez y adolescencia, cuya responsabilidad recae sobre varias instituciones.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/CIMCWWO6LFHX7JMQ7QN2H2D5FQ.jpg

En el marco del 70° Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Secretaría Nacional de la Niñez y la Adolescencia (SNNA) presentó el material “Pintando mis derechos”, versión amigable y bilingüe.

Probablemente nunca fue tan oportuno recordarlos, justo cuando aún no salimos del estupor de una seguidilla de noticias de niñas abusadas en distintas partes del país.

Una de ellas, una niña de 14 años que perdió la vida al ser forzada a un parto natural, en el hospital de Itauguá.

Más allá del eventual caso de negligencia médica –que debe ser investigado por las autoridades– es de fundamental importancia determinar y sancionar a los responsables de que esta niña haya llegado a esta situación extrema.

Solamente en lo que va del año los medios de comunicación se hicieron eco del drama de niñas embarazadas con edades de entre 11 y 13 años.

El Observatorio de Derechos Sexuales y Reproductivos del Centro de Documentación y Estudios (CDE) recoge casos que dan cuenta de la falta de respuestas a las denuncias de abusos sexuales y que detallamos en los cuadros que acompañan esta página. Se trata de una compilación de publicaciones difundidas en distintos medios de comunicación en lo que va del año (www.cde.com.py).

Detrás de cada caso salen a luz historias de la nefasta práctica del criadazgo y antecedentes de denuncias que no prosperaron o no tuvieron la debida atención de las autoridades.

Estos cinco casos, de por sí sumamente preocupantes, son parte de una realidad espantosa de un promedio anual de ¡600 niñas-madres con edades entre 10 y 14 años en los últimos tres años!, según informes oficiales del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (ver infografía).

Esta cruda realidad nos obliga a hurgar detrás de los números e indagar a las autoridades acerca de las medidas de protección que deberían gozar estas niñas, de conformidad con un sinnúmero de instrumentos legales en los cuales nuestro país se ha comprometido a ello.

Sin embargo, de las letras de los documentos a su ejecución efectiva hay una distancia sumamente grande.

¿Cómo llegamos a esto?, ¿qué medidas pudieron haber evitado esta situación?, ¿qué se pudo hacer y no se hizo? y ¿qué podemos hacer ahora? son algunas de las interrogantes que buscamos aclarar para entender dónde están las falencias de este sistema tan completo a nivel documental (legislativo), pero insuficiente al momento de llevarlo a la práctica.

Para el efecto acudimos a datos estadísticos de esta acuciante realidad y entrevistamos a personas que trabajan de cerca en el ámbito de la niñez y adolescencia desde distintos sectores, que compartimos con nuestros lectores a partir de hoy, en diferentes entregas.

Itapúa

08 de febrero. Jesús, Encarnación. Una adolescente de 13 años fue encontrada en un colectivo abandonado en el que se refugió con 21 semanas de embarazo, en el distrito de Jesús, a unos 45 kilómetros de Encarnación. Ella estuvo trabajando antes como “criada” de una familia de la zona y en ese contexto de vulnerabilidad fue abusada por su patrón, un adulto de 64 años. A la fecha de la publicación llevaba aproximadamente un embarazo de 21 semanas.

San Pedro

14 de marzo. Unión, distrito de Guayaybí , San Pedro. Una mujer denunció que su hija de 11 años fue violada y como consecuencia quedó embarazada. Ella también era criada en casa de una docente en San Pedro, cuyo marido fue sindicado por la niña como el autor del crimen. La víctima tuvo que pedir ayuda a los vecinos para poder salir de allí y volver junto a su madre, aunque ya con cinco meses de embarazo y sin haber recibido aún asistencia médica. El supuesto abusador huyó a la Argentina y a la fecha sigue prófugo.

San Pedro

16 de marzo. San Vicente Pancholo, San Pedro. La madre de una niña de 13 años –entonces embarazada de 7 meses– reveló que denunció el caso a la Fiscalía cuando su hija tenía un mes de embarazo (el 5 de octubre de 2017) y acusó tanto a la Fiscalía como a la Codeni de inacción. “Nunca vino gente de Fiscalía ni de Codeni. Nunca nadie me ayudó en nada ni para investigar, porque soy pobre nadie me hace caso”, exclamó la madre. El caso quedó a cargo del fiscal Jorge López.

Boquerón

16 de marzo. Loma Plata, Chaco. Un albañil de la firma contratista Altec SA, que tuvo a su cargo la construcción de casas para las familias de las aldeas de Canaán, Jope y Jericó, pertenecientes a la comunidad indígena Nivaclé Unida de Yalve Sanga, abusó de una niña indígena de 12 años. La niña quedó embarazada. Al momento del abuso recibió atención médica, pero dos meses después se confirmó el embarazo. Al momento de la publicación la niña indígena llevaba dos meses de embarazo.

Central

20 de marzo. Itauguá, Departamento Central. El martes 20 de marzo una adolescente de 14 años falleció durante el parto en el Hospital Nacional de Itauguá, en Paraguay. La adolescente se encontraba internada desde el 27 de febrero por un embarazo riesgoso. Horas después fue detenido un hombre de 37 años a quien se le procesó por abuso sexual. El hombre dijo que “convivían desde hace dos años”, es decir, cuando la niña tenía 12 años, con anuencia de la madre de la criatura.

viviana@abc.com.py rferre@abc.com.py

Enlance copiado

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.