Ataques en centro de adicciones y una radio

Gregorio “Papo” Morales, detenido ayer en Villarrica por el intento de asesinato de Antonio Talavera, en un ataque cuyo video fue divulgado por ABC TV, ya había sido denunciado el 7 de enero pasado por el administrador de la radio La Voz de la Cordillera, la emisora que pertenece a la madre del estafador, Vilma Lucila Macchi viuda de Morales.

Según la denuncia radicada ante la comisaría 1ª de Caacupé, Papo Morales, estando aparentemente bajo efectos de alguna droga, fue en su camioneta Toyota Fortuner blanca hasta la casa del operador y administrador de la radio de su mamá, situada en Caacupé.

Al llegar, amenazó a su víctima con una pistola y le dijo que le metería tres tiros en la cabeza si no le daba dinero.

Morales estaba en compañía de una mujer y del sereno de la radio. Este último también había sido alzado a la camioneta bajo amenazas.

PUBLICIDAD

Con su supuesta novia y los dos rehenes, Papo Morales fue de nuevo hasta el local de la radio, donde desordenó todo el lugar en busca de dinero presumiblemente para saciar su adicción, hasta que dejó en libertad a los hombres y huyó con la mujer.

Otro intento de homicidio perpetrado por Papo Morales se produjo en la mañana del 8 de octubre del año pasado, en el centro de rehabilitación para adictos “El Camino”, situado en el kilómetro 81 de la Ruta 2, en Itacurubí de la Cordillera.

Según los datos, Papo Morales atacó con un cuchillo a otro interno y fue expulsado. El propio pastor responsable del centro lo sacó en un vehículo hasta la Ruta 2, desde donde fue recogido por sus familiares.

Un día antes de ese incidente, Papo Morales supuestamente irrumpió en la cabaña del director y destruyó con un puñal el colchón de la cama.

Fue en represalia por una requisa que se hizo en su habitación.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD