Conectan las armas usadas contra militares con otros ataques del EPP

La Fiscalía informó ayer que cuatro de las armas usadas por el grupo criminal Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) para matar a ocho militares de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), en una emboscada en Arroyito, ya habían sido empleadas en varios otros ataques de la banda.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/JOAA733JGNBNTPGN7UO5Q3CQNI.jpg

Una de las armas utilizadas en el atentado contra los ocho militares fue un fusil presuntamente M16, calibre 5.56, que según la pericia practicada a las vainillas servidas recogidas en la escena también fue empleado en el ataque a tiros a la comisaría 21ª de Kurusu de Hierro, el 21 de abril de 2013, el día de las elecciones generales que proclamaron a Horacio Cartes.

Aquel ataque del EPP fue iniciado desde el frente de la comisaría por el criminal Francisco Denis Almirón, quien resultó abatido por los policías que estaban de guardia, aunque en otra emboscada llevada a cabo minutos después y a pocos kilómetros, ya en la colonia Paso Tuyá, fue asesinado el policía Cirilo Díaz Escobar, cuando fue detonada una bomba en el paso de una caravana que salía de la comisaría de Kurusu de Hierro.

El mismo fusil M16, posteriormente, fue usado también en el ataque a tiros contra la comisaría 14ª de Azote’y, el 18 de febrero 2015, cuando afortunadamente no hubo uniformados heridos.

Un FAL calibre 7.62

Esa misma noche del ataque en Azote’y, y casi en simultáneo, otra célula del EPP volvió a atacar la comisaría 21ª de Kurusu de Hierro, igualmente sin bajas en filas policiales.

Justamente, una de las armas de guerra utilizadas en esa oportunidad, un fusil FAL, calibre 7.62, fue también disparado en el aniquilamiento de los ocho militares, en Arroyito, según se confirmó ayer.

Asimismo, la Fiscalía informó que, supuestamente, las tres vainillas servidas recogidas el 2 de setiembre pasado en una serie de allanamientos en Arroyito, en la zona donde fueron emboscados los militares, también fueron disparadas por el mismo fusil FAL utilizado para el óctuple homicidio de los efectivos castrenses.

Dudoso dato

Los proyectiles percutidos fueron encontrados en la casa de Juan Pereira Ríos, un supuesto colaborador logístico que fue imputado por producción de riesgos comunes.

En caso de ser cierto este último dato, quiere decir entonces que los miembros del EPP mataron a los militares y después recogieron del suelo solo tres de las centenares de vainillas servidas y las llevaron a esconder en la casa de su cómplice. Muchos pobladores de Arroyito sostienen que este es un caso de “falso positivo”.

Dos armas 9 mm

En la masacre de los militares también se utilizaron por lo menos dos armas calibre 9 mm, que podrían ser una pistola ametralladora, que desde hace varios años utiliza Magna Meza, y una pistola simple.

Una de las armas de dicho calibre usadas para matar a los militares también se usó para el secuestro y el asesinato de los alemanes Robert Natto y Érika Reiser, el 28 de enero del año pasado, en su estancia Santa Luisa de Yby Yaú.

El matrimonio europeo había sido ejecutado por los miembros del EPP al ser estos alteados por una patrulla de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC).

Aquella célula que secuestró y mató a los alemanes estaba integrada, supuestamente, por Esteban Marín López, Antonio Ramón Bernal Maíz, Feliciano Bernal Maíz y Rubén Darío López Fernández, alias “Loro”.

La otra arma calibre 9 mm, cuyas vainillas fueron levantadas de la escena del crimen de los militares, fue utilizada igualmente el 12 de julio de 2015, cuando en una cruel emboscada, justo en momentos en que el papa Francisco se despedía del Paraguay, el EPP ultimó a los policías Adalberto Candia Sanabria y Egidio Ramón Chávez.

Estos últimos s se dirigían en una patrullera a su base de la colonia Pacola, en el límite entre los departamentos de San Pedro y Amambay.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.