¿Fue una venganza y no un simple robo?

La Policía capturó ayer en la ciudad chaqueña de Puerto Casado a uno de los sospechosos de haber ordenado el asalto que terminó con el asesinato a balazos del comerciante Nicolás Duré y de su hijo Richard Duré Adorno, ocurrido el viernes de noche.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/3HUJFYTYBJE2TEUOBWDBCSJR7A.jpg

Se trata de Ángel Gabriel Noguera, de 23 años, quien es vecino de las víctimas.

El joven fue apresado por un equipo encabezado por el director de Policía de Alto Paraguay, comisario principal Ignacio Rodríguez, ya que desde su celular se enviaron varios mensajes al teléfono que usaron los dos asaltantes que cometieron el golpe, Hernando Avel Pintos Montiel y Alan Richard Ramírez Ocampo.

Estos, por su parte, fueron reducidos a balazos esa misma noche al intentar escapar de Puerto Casado, y ahora están presos en Concepción.

PUBLICIDAD

Noguera alegó que su celular suele ser usado por varios otros miembros de su familia, entre ellos por ejemplo su suegro, quien a su vez supuestamente salió de prisión hace poco más de un mes.

Una versión surgida anoche daba cuenta de que el suegro del joven ahora detenido habría cumplido una condena por abigeato, tras ser denunciado por el comerciante ahora asesinado Nicolás Duré, por lo que automáticamente se instaló la hipótesis de que en realidad el golpe fue una venganza y no un simple asalto con fines de robo.

Por otra parte, ayer fueron sepultados los restos de padre e hijo, en el cementerio de Puerto Casado, adonde acudieron centenares de pobladores.

El Vicariato Apostólico del Chaco, presidido por el obispo Gabriel Escobar, emitió un comunicado repudiando el crimen y pidiendo refuerzo policial permanente.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD