Matan a propietario de burdel en una aparente venganza por microtráfico

Un hombre de 72 años, dueño de un lupanar en Itá, fue asesinado de una estocada en la noche del domingo último por un sujeto con frondosos antecedentes, quien ya fue detenido y está imputado por homicidio doloso.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/MKEIOMIJ7NCDHL4DOYGMKB5OQQ.jpg

El hecho ocurrió a las 20:30 del domingo, en el interior del burdel denominado “Don Wence”, situado entre las calles Presidente Franco y Enrique Doldán, del barrio San Blas de Itá, donde resultó víctima fatal Wenceslao Samaniego (72), quien contaba con antecedentes por posesión e introducción de drogas. 

El victimario fue José Eduardo Ruiz Aranda (28), quien fue detenido en el lugar del hecho y tiene antecedentes por coacción sexual, coacción, hurto agravado, así como prohibición de salir del país y portar armas. Este ya fue imputado por homicidio doloso por la fiscala Yrides Alvile.

La agente fiscal expuso que Ruiz llegó al lugar diciendo: “Aju ajukahaguã karaípe. Hetáma odeve chéve (Vine para matar al señor. Mucho ya me debe)”. Las personas presentes, al escuchar eso, alertaron a la policía.

PUBLICIDAD

Con cuchillo en mano, José Ruiz ingresó a la pieza de Samaniego y lo sorprendió mientras estaba cenando. Ambos forcejearon ínterin en que Ruiz le provocó una herida profunda en la parte baja del cuello al caficho, quien antes de caer desvanecido al suelo alcanzó a herir a Ruiz en la pierna derecha con su revólver calibre 22.

Luego Ruiz intentó escapar, pero fue aprehendido por efectivos policiales de la comisaría 12ª Central de Itá en el portón del local.

La víctima fue auxiliada y trasladada al Hospital Nacional de Itauguá, donde falleció. El otro sujeto está internado en el Hospital de Trauma y todavía no se le extrajo el proyectil.

Agentes de Criminalística levantaron como evidencias el cuchillo y el arma de fuego, que según la fiscala estaba trabada, pues resultó difícil extraer las balas. Consideró que si el revólver estaba en buenas condiciones, otro hubiera sido el desenlace.

Alvile consideró que el trasfondo sería un ajuste de cuentas por cuestiones de drogas, ya que ambos tienen antecedentes por tráfico. Además, en el lupanar también circulaban sustancias.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD