Policía apresa a un indígena a quien se acusa de ser invasor

La Policía Nacional de Canindeyú informó ayer que detuvo a uno de los cinco indígenas que supuestamente lideraban una invasión de finca en la colonia Alborada, distrito de Francisco Caballero Álvarez.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/SQ2ZVI2QV5ABROKKNUQYXZJCOM.jpg

CURUGUATY (Alberto Núñez, corresponsal). Se trata del aborigen Emigdio Osvaldo López Ortiz (41), quien fue apresado cuando circulaba en un camino vecinal. Según el comisario general Vidal Achucarro, director de Policía de Canindeyú, dicho poblador fue detenido cuando salía de la estancia “Barolo Fernández”, invadida por un grupo liderado supuestamente por Derlis López Ortiz.

Contra el primero de los citados nativos había una orden de detención firmada por el fiscal Ysrael Villalba, por el supuesto delito de amenaza de hecho punible. El aprehendido fue llevado directamente a la comisaría jurisdiccional y puesto a disposición de la fiscalía, dijo el referido jefe policial.

Los familiares del detenido formarían parte de un grupo que atropelló la propiedad y pretenden alquilarla a los brasileños, según los datos proporcionados a nuestro diario.

PUBLICIDAD

Según un oficio fiscal al que accedimos, existen cuatro personas más contra quienes hay orden de captura por supuestamente atropellar y hostigar la mencionada estancia, alegando que es parte de una comunidad indígena denominada Tacuara’i.

No fue secuestrada

Por otra parte, la declaración de Graciela García Benítez, cuyo secuestro por guardias de la estancia invadida había sido denunciado, fue clave para desvirtuar las acusaciones por parte de los nativos hacia los dueños de la propiedad en conflicto. La misma expuso ante la fiscalía que el 11 de septiembre fue a la estancia invadida y que allí sus primos Manuel García López alias “Clever” y Silvio García López, supuestamente intentaron asesinarla con una escopeta para que se convirtiera en un mártir y de esa manera ganar las tierras, dijo.

Relató que en un descuido logró escapar aprovechando la oscuridad y tuvo que pasar cuatro días en el monte para luego salir en una estancia, cuyo empleado la recogió y llevó hasta la casa de su madre. Estas revelaciones desvirtuarían la acusación que realizaron los demás aborígenes.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD