Red contaba con diez naves para remesar droga a países vecinos

La red de narcos liderada por el reo Bernardino Quiñónez Portillo (38), alias “Nair”, contaba con una flotilla de diez avionetas para remesar drogas a la Argentina y el Uruguay. El viernes último dos de las naves fueron confiscadas en Coronel Oviedo con una carga de 415 kilos de marihuana y varios miembros de la organización criminal capturados, incluyendo tres funcionarios de la Dirección de Aeronáutica Civil (Dinac).

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/VHJ773EPPNG5FJOIN7KS6GTQYE.jpg

Documentos hallados en poder de los narcos que fueron capturados durante la última operación en Coronel Oviedo confirmaron que la estructura cuenta actualmente con al menos diez aeronaves para remesar cargas de marihuana y cocaína, tanto a la Argentina como al Uruguay, confirmaron los antidrogas.

Los detenidos en la operación efectuada por agentes de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) en plena pista del aeródromo ovetense fueron el narcopiloto argentino José Feliciano Martínez (46), David Esteban Martínez Navarro, Carlos Eduardo Gómez, Hugo Ramón Areco Rolón, Hadison Costa Dos Santos y Balbino Saúl Batte, a más de los funcionarios de la Dinac Abraham Secundino Peña, Félix Armando González y Francisco Dávalos Rojas.

Conexiones de la estructura

Según los datos de los antidrogas, el “patrón” de la red desbaratada en el aeropuerto de Coronel Oviedo es Bernardino Quiñónez Portillo, alias “Nair”, capturado el 6 de enero de este año en Luque, pero que seguía gerenciando todo el “negocio” desde su celda de la penitenciaría regional de la referida ciudad, que precisamente fue allanada.

“Nair” supuestamente dirige desde hace varios años una sólida estructura criminal que trafica cocaína y marihuana a varios países de la región, al valerse de la protección de caudillos políticos de cada una de las zonas donde operan.

Uno de los pilotos de esta banda sería Juan Domingo Viveros Cartes, alias “Papacho”, tío del presidente de la República, Horacio Cartes.

El conocido narcopiloto fue apresado en Uruguay, el 29 de julio de 2013, en el marco de la operación “Wayra”, que permitió la incautación de 478 kilos de marihuana que había partido desde la ciudad paraguaya de Caazapá.

Por esta causa aún figuran con orden de captura internacional, pero siguen sospechosamente libres y campantes en Paraguay, el exintendente colorado de Caazapá Francisco Nicolás Sarubbi Brizuela y el entonces funcionario judicial César Santiago Morel Roa.

Otro de los pilotos al servicio de la red es el exmilitar Ramón Donato Mendoza Riquelme, quien estaba a cargo de la nave Cessna 210 confiscada el 15 de noviembre pasado en el aeropuerto de Pedro Juan Caballero, horas después de que descargara en una pista clandestina del nuevo distrito de Karapã’i un total de 530 kilos de cocaína.

En aquella operación, denominada “Halcón 5”, la Senad atrapó al expolicía Sixto González Godoy, a Andrés Zárate y a Orlando Ramón Machuca Morel.

El expolicía ya había sido implicado en el hallazgo de un cargamento récord de 1.748 kilos de cocaína, el 10 de noviembre de 2012 en La Paloma, departamento de Canindeyú, en un laboratorio que llamativamente fue instalado en el feudo del “clan” Villalba, Carlos “Cabrito” Villalba, intendente local, y su hermana, la entonces gobernadora de Canindeyú, María Cristina Villalba de Abente.

En el sitio también habían sido capturados nueve paraguayos, cinco brasileños, cuatro bolivianos y un peruano.

En tanto que el piloto Ramón Donato Mendoza, hasta ahora prófugo, estaría conectado directamente con la organización que supuestamente dirige el diputado suplente colorado Carlos Rubén Sánchez Garcete, alias “Chicharõ”, según informó la Senad.

“Chicharõ” es para los antidrogas el “gerente” de la megabanda del capomafioso brasileño Luis Carlos da Rocha, alias “Cabeza Branca”, y a la vez militante del movimiento político encabezado por el diputado pedrojuanino Marcial Lezcano Paredes. El hermano de este, el narcopolicía Águedo Ronaldo Lezcano Paredes, había caído con dos litros de cocaína líquida en Capiatá, pero el legislador logró sacarlo de la cárcel tras un indignante “acuerdo” al que arribó con el fiscal de la causa, José Luis Casaccia, ahora suspendido.

Coincidentemente, otro de los involucrados en el decomiso de cocaína en Karapã’i es David Esteban Martínez Navarro, a cuyo nombre figura la avioneta en la cual se transportaba la droga. Este último, precisamente, fue capturado en la última operación en el aeropuerto de Coronel Oviedo, y se descubrió que también está conectado con los cargamentos de marihuana que salían del departamento de Caaguazú para surtir el mercado de consumo uruguayo.

Otro de los arrestados en Oviedo fue el argentino José Feliciano Martínez Navarro, quien es un conocido de los antidrogas y antiguo piloto de contrabandistas y traficantes de drogas. Este ya cayó preso varias veces en Paraguay, pero siempre volvía a salir en libertad, como ahora. Incluso, hace cuatro años su avioneta fue derribada por la Gendarmería de Argentina en Santiago del Estero y, pese a que la carga de marihuana que transportaba fue capturada, él pudo escapar de los uniformados.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD