Sacan hasta sus equipos de tereré a los principales reos de la Agrupación

La Fiscalía arrebató ayer todos sus lujos a los 11 presos de la Agrupación Especializada considerados de mayor peligrosidad, que se quedaron hasta sin sus equipos de tereré. Cucho Cabaña, una vez más, se hizo el desmayado. Ni los propios policías del citado cuartel tenían tantas comodidades.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/IYAJG2P5XJF3HCMPFOJJ63YFOQ.jpg

Los allanamientos fueron encabezados por los fiscales Alicia Sapriza, Hugo Volpe y Marcelo Pecci, y ejecutados por policías del departamento de Crimen Organizado.

Las celdas vaciadas fueron las del supuesto narco Reinaldo Javier Cabaña Santacruz, alias Cucho, del secuestrador del EPP Noel Adalberto Ovelar Martínez, alias Matungo, y del secuestrador de Cecilia Cubas Pedro Chamorro Melgarejo, alias Emilio.

También fueron afectados los asaltantes Amado Ramón Benítez, Édgar Penayo Ríos, Adán Urunaga Cohene y Orlando Efrén Benítez Portillo.

PUBLICIDAD

Igualmente, entraron a las celdas de los brasileños miembros del PCC Carlos Enrique Silva Cándido Tavarez, alias Goias; Ozziel Rizzo de Sá, alias Matemático; Reinaldo de Araújo, sin alias conocido, y Thiago Ximenes, alias Matrix. Este último es considerado el jefe más importante del PCC recluido en Paraguay.

La comitiva, literalmente, les sacó todas sus comodidades a los presos alojados en la planta baja y en la planta alta de la oficina de guardia, en el mismo sector donde estaba el narco brasileño ahora expulsado Marcelo Piloto.

El procedimiento se llevó a cabo en coincidencia con algunas nuevas reglas internas que rigen para los reos de la Agrupación, quienes por ejemplo ya no podrán cocinar en sus celdas y van a tener que consumir la comida del cuartel.

Los fiscales y policías requisaron televisores plasma, heladeras, cocinas y otros electrodomésticos y muebles finos.

Solo quedaron en las celdas las camas, ropas y botellas de agua.

El que gozaba de los mayores lujos era Reinaldo de Araújo. Cucho Cabaña se hizo el desmayado y tuvo que ser asistido por un enfermero. Édgar Penayo Ríos reclamó una supuesta persecución a los presos. Amado Ramón Benítez no dijo una sola palabra. Noel Adalberto Ovelar se quejó porque le sacaron hasta su equipo de tereré.

Llamativamente, nadie tenía celulares, porque aparentemente se prepararon para el cateo. Todo lo incautado será entregado a los familiares de los reclusos.

 

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD