Una madre intuyó que su expareja le tendió una trampa y terminó muerta

Una joven madre fue asesinada a puñaladas por el padre de uno de sus hijos. El feminicida guió ayer a la Policía para rescatar el cuerpo de un arroyo. La víctima pilló que su expareja le tendió una trampa, e incluso le avisó a una amiga, pero igual fue a encontrarse con él en un monte.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/QBMCSBFXQJBMBCNUS4PTD4SNEA.jpg

LA PALOMA, Dpto. de Canindeyú (Rosendo Duarte, corresponsal). La víctima de feminicidio fue Nancy Romina Gómez Chamorro, de 23 años de edad, madre de una niña de cinco años y de un niño de tres años.

La mujer estudiaba y vivía con su madre y sus hijos en una casa del barrio Cristo Rey de La Paloma, ciudad que a su vez se sitúa a 30 kilómetros de la capital departamental Salto del Guairá, sobre la Ruta 10 “Las Residentas”.

Su cuerpo fue recuperado ayer de tarde de un arroyo que atraviesa un monte y una plantación de soja en la zona de la colonia Mbaracayú, ya en jurisdicción del municipio de Puente Kyjhá.

PUBLICIDAD

La joven madre fue ultimada con siete puñaladas. Participaron del procedimiento el fiscal Vicente Rodríguez, bomberos locales y policías de la comisaría jurisdiccional, de Criminalística y de Investigaciones.

Desaparición 

Nancy Romina Gómez Chamorro se encontraba desaparecida desde el sábado a la siesta, cuando fue a encontrarse con su expareja Alejandro Arévalos Schilickmann, de 19 años, quien es el padre de su último hijo.

Alejandro citó a Nancy en un monte de La Paloma, específicamente en una casa abandonada, cerca de una plantación de soja, supuestamente para mostrarle algo que había encontrado y que cambiaría sus vidas.

Como el hombre le pidió a la mujer que no le contara a nadie dónde debían encontrarse, esta última dudó de sus intenciones.

“No puedo confiar en vos. Vaya a saber para qué me querés llevar sola hína”, le contestó en principio Nancy a Alejandro.

Incluso, la chica le envió a una amiga las capturas de pantalla de la conversación que mantuvo por WhatsApp con el padre de su hijo.

Pese a la recomendación de que no fuera a encontrarse con Alejandro, Nancy fue igual e incluso le envió a su amiga una foto mientras caminaba con el hombre por el sojal. Después, ya no contestó los mensajes y la amiga avisó a los familiares de Nancy, quienes por su parte hicieron la denuncia.

Cuando el joven fue demorado, intentó desentenderse del caso, pero después confesó el crimen. Fue así que ayer condujo a los investigadores a la casa abandonada donde quedó la moto de la chica y después guió a los intervinientes a ubicar el cuerpo de la mujer, a unos 3.000 metros del primer punto, donde estaba semisumergido en el arroyo.

El asesino confeso mostrará hoy dónde enterró el puñal que usó y el celular de su víctima, con lo que el caso, policialmente, estaría aclarado.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD