Superar crisis con diálogo y lucha contra la corrupción e impunidad, pide la Iglesia

El arzobispo de Asunción, Mons. Edmundo Valenzuela, llamó ayer a superar la crisis política con diálogo “y ser críticos ante los oportunistas que pretenden destruir la democracia”. Defendió la familia y el matrimonio y condenó la corrupción, la impunidad, la ideología de género y el aborto.

Los fieles que participaron de la misa en honor de la Virgen de la Asunción. El acto que estuvo presidido por el arzobispo Edmundo Valenzuela se desarrolló en la explanada de la Catedral Metropolitana.
Los fieles que participaron de la misa en honor de la Virgen de la Asunción. El acto que estuvo presidido por el arzobispo Edmundo Valenzuela se desarrolló en la explanada de la Catedral Metropolitana.

La solemnidad de la Asunción de María a los Cielos se celebró con la procesión náutica y luego con una misa en la explanada de la Catedral Metropolitana. En el trayecto de la caminata al principal templo capitalino, y frente al Palacio de López, el presidente Mario Abdo Benítez y algunos colaboradores saludaron el paso de la imagen de la Virgen y al arzobispo. Entre los asistentes al acto estaba el intendente Mario Ferreiro.

Ante la crisis que atraviesa el país, en su homilía, Valenzuela se mostró optimista e indicó que “el país debe salir adelante, debemos recuperar la credibilidad y la confianza, la gente espera signos claros en los puestos de servicio público con personas competentes, honestas, sin un pasado judicial manchado, y patrióticas con entera entrega al desarrollo sustentable, al bien común y con amor a los ciudadanos y a los más pobres”.

Agregó que el país enfermo puede ser sanado con la firme voluntad de parar la corrupción, la injusticia, la impunidad, funcionando adecuadamente todas las instituciones públicas como deben funcionar.

PUBLICIDAD

El arzobispo dijo que el pueblo sufre la recesión económica; algunos quedaron sin trabajo, la salud pública deja mucho que desear, hay quejas en relación a los rubros de instituciones educativas católicas que el MEC no los devuelve. “Todos esperan la reactivación económica, la construcción de viviendas en el Bañado Norte y Sur”, apuntó.

Una vez más, Valenzuela se manifestó a favor de la defensa del matrimonio, de las familias, contra la ideología de género y el aborto.

No al aborto

PUBLICIDAD

En otro momento, exhortó a no dejar vencerse por la violencia, el narcotráfico, la ideología de género, el aborto, la injusticia ni por las graves situaciones de pobreza y marginación por la que pasan muchas familias, ni por la constante destrucción de sus hogares. Agregó que por eso, el clamor del pueblo se alza al cielo para que funcionen los servicios de los tres Poderes del Estado conforme la Constitución Nacional. “La solución a los graves problemas suscitados exige el encuentro entre los políticos beligerantes convocados en una mesa de diálogo”, apuntó.

El arzobispo Valenzuela llamó a todos los cristianos en general a volver a Dios, dador de vida, amor y misericordia, para que con la oración humilde se logre la convivencia pacífica, no solo en los hogares sino en cada esfera de la actividad social pertinente.

“Felices los constructores de la paz, dice Jesús. Ante la mecha de la pasión política, ante la lucha por el poder, ante los oportunistas cuyo objetivo podría interpretarse solo como un cambio de gobierno, seamos críticos a los que pretenden destruir la democracia con la manipulación de sus intereses partidarios. Recordemos que la honestidad y la transparencia se oponen a la manipulación. Nuestra sociedad debe estar al servicio de la persona y su meta es el bien común de todos los hombres y de todo el hombre”, concluyó.

Incidentes y escraches

La nota negativa la protagonizaron adherentes al Partido Comunista, que pasaron las barreras policiales y llegaron hasta donde se oficiaba la misa. Se ubicaron al costado de los fieles y a los gritos y estruendos de petardos pedían la destitución de Abdo Benítez, que no estaba en el lugar. Los mismos impidieron escuchar la misa. Y al término de la procesión hasta el Oratorio de la Virgen, otro grupo de manifestantes escrachó al arzobispo mientras se dirigía a la Curia, hecho que sería menos reprochable porque la autoridad, aunque eclesial, está expuesta a la crítica.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD