En el frío, la sangre se vuelve más espesa y eso predispone al infarto

La llegada de los días frescos ocasiona diversos problemas de salud, sobre todo en las personas adultas que padecen de afecciones cardiovasculares, pues la sangre se vuelve más espesa y favorece la aparición de infartos de miocardio o derrames cerebrales. Autoridades sanitarias insisten en el chequeo médico y en la necesidad de hidratarse, aunque haga mucho frío.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/U4CVVNW3LNAJXDQFGQRG5W7OY4.jpg

Ante las bajas temperaturas que se están registrando en nuestro país, las personas mayores de 55 años deben tomar precauciones, pues estas afectan de modo especial a los mayores, debido a que el envejecimiento altera los mecanismos de termorregulación.

“En época de frío se produce una vasoconstricción y eso hace que aumente la presión arterial. Puede haber hemoconcentración de la sangre, que entonces se espesa más y puede –si el paciente tiene arritmia u otras afecciones cardiovasculares– hacer un infarto o derrame cerebral”, manifestó el director del Instituto Nacional de Prevención Cardiovascular, Dr. José Ortellado.

Buena hidratación

En ese sentido, insistió en la necesidad de una buena hidratación en los días de frío. “Pedimos que los pacientes que tienen problemas isquémicos consulten con su médico en esta época, para saber los cuidados que se deben implementar”, agregó el Dr. Ortellado.

El galeno mencionó igualmente que hay más riesgo de ataque cardiaco para aquellas personas que tienen alteraciones del corazón conocidas, mientras que otros que no las conocen –porque nunca se sometieron a un chequeo– pueden debutar con un infarto, un derrame o una crisis hipertensiva, que principalmente se manifiesta en invierno.

Ortellado aseguró que el 30% de todas las muertes es debido a enfermedades cardiovasculares. Las principales son el infarto y el derrame cerebral, mientras que es menos común la insuficiencia cardiaca.

Recalcó que deben cuidarse los adultos mayores, a partir de 75 años, pero también deben estar alertas los mayores de 55 años de edad.

Otra de las recomendaciones tiene que ver con no consumir demasiada sal y en cambio aumentar la ingesta de carbohidratos (arroz, pastas, legumbres), sin olvidar los alimentos con elevado contenido proteico (carnes y pescado). Además, se debe mantener la actividad física en invierno, no solo porque favorece el bienestar en general, sino porque de esta forma se genera calor.

Igualmente, la temperatura en el domicilio no debe ser nunca inferior a 21 grados. La calefacción eléctrica es lo más aconsejable, pues no se debe usar braseros.

Consumir menos sal

Una alimentación sana y adecuada es priomordial en esta época de frío, a pesar de que la gente consume mayor cantidad de calorías, porque el cuerpo mismo lo pide en el invierno. El consumo de sal debe ser regulado. Aquellos que hacen ejercicios deben hidratarse y no exponerse a cambios bruscos de temperatura. Consultar con el médico de cabecera es fundamental. Abrigarse bien es muy importante, así como tomar la medicación a hora, resaltó el doctor José Ortellado.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05