La Iglesia insta a buscar una vida digna para todos

“Busquemos una vida digna para todos”, fue el mensaje que dejó monseñor Edmundo Valenzuela durante su homilía en la Misa de Pascua que se realizó ayer en la Catedral Metropolitana.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/Z7KVYJOQ3VC5NNVNTFDF5VN6NQ.jpg

La Iglesia Católica celebró ayer la Pascua de Resurrección, cerrándose así la Semana Santa que recordó y reflexionó igualmente sobre la pasión y muerte de Jesucristo.

En la Catedral Metropolitana, el arzobispo de Asunción, Edmundo Valenzuela, tuvo a su cargo la Misa de Resurrección que arrancó con la tradicional bendición con el agua bendita pascual a los feligreses.

Durante el Evangelio, monseñor Valenzuela relató el momento en que, según las Sagradas Escrituras, los seguidores de Jesús constataron su “resurrección de entre los muertos”.

PUBLICIDAD

Ya en su homilía, Valenzuela instó a buscar una vida más digna para todos. “Quien rechace esta dinámica de la resurrección, se niega a vivir para siempre y no solo rechaza a Dios que nos da vida, sino que rechaza a Dios que nos puso en esta tierra para mejorar su creación, mejorar la vida de las familias, de los pobres, de los abandonados. Busquemos una vida digna para todos”, manifestó.

“Nosotros creemos en la resurrección, creemos en el Dios de la vida, pues debemos también creer en nosotros mismos y en que tenemos que ser tal en Dios”, agregó.

Añadió que la muerte y resurrección de Jesucristo “no es una fantasía, es nuestra fe en que se puede vivir bien en la verdad, la justicia, la solidaridad y la paz”.

En otro momento, instó a realizar el proyecto de salvación de todos con la construcción de familias basadas en el matrimonio del varón y la mujer, en el respeto de toda vida desde su concepción hasta su muerte natural. “Una sociedad fraterna, justa, abierta, acude con sentido misionero a las necesidades de los pobres y marginados anunciando primero el amor de Dios y el perdón de nuestros pecados por la muerte y resurrección de Jesucristo y enseñándoles después a vivir dignamente como hermanos y hermanas”, señaló Edmundo Valenzuela.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD