Ofrecen misa y serenata en honor de María Auxiliadora

Un nutrido programa que incluye misa, serenata y procesión por el río se desarrollará a partir de hoy hasta el domingo para honrar a María Auxiliadora, la segunda advocación de la Virgen más popular. El rosario se reza a las 18:20, seguido de misa a las 19:00 y luego habrá actuación de grupos musicales.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/YLGEFHRFAJG2ZGXHCUEZ6QG73I.jpg

La realidad actual de los jóvenes es el tema del novenario a María Auxiliadora que se reza en su santuario ubicado en Don Bosco y Humaitá. Hoy el rosario comenzará a las 18:20, seguido de la misa, y finalmente se tendrá una serenata.

Mañana, día litúrgico de María Auxiliadora, se programaron misas a las 5:00, 6:00, 7:00, 8:30, 9:30, 11:00, 13:15, 14:30, 16:00, 17:30, 19:00 y 20:30.

El sábado se tendrá la procesión náutica de la imagen por el río Paraguay, a partir de las 14:00. Los fieles se concentrarán en el santuario, desde donde se trasladarán a la sede de la Armada Paraguaya para abordar los buques y hacer la travesía por el río, alrededor de las 15:30.

PUBLICIDAD

Se prevé llegar a las 17:00 al Puerto de Asunción y ahí comenzará la procesión de autos hasta el santuario, donde a las 19:00 se oficiará la misa. Seguidamente se tendrá una kermés, y además se prepara una feria de comidas típicas para poder seguir compartiendo la fiesta de María Auxiliadora.

Los festejos del mes de María Auxiliadora culminarán el domingo 26 con la misa, seguida de la procesión con antorchas de las instituciones y movimientos salesianos. La misa que comenzará a las 16:00 será presidida por el arzobispo Edmundo Valenzuela.

La fiesta mariana está muy arraigada en los fieles de Paraguay, a tal punto que cada año convoca a miles de devotos que acuden a ella para agradecer por los favores recibidos.

El primero que llamó a la Virgen María con el título de “Auxiliadora” fue San Juan Crisóstomo, en Constantinopla en al año 345, él dice: “Tú, María, eres auxilio potentísimo de Dios”.

En el año 1572, el Papa San Pío V ordenó que en todo el mundo católico se rezara en las letanías la advocación “María Auxiliadora, rogad por nosotros”, porque en ese año Nuestra Señora libró prodigiosamente en la batalla de Lepanto a toda la cristiandad que venía a ser destruida por un ejército mahometano de 282 barcos y 88.000 soldados.

Pero sin duda fue San Juan Bosco, el santo de María Auxiliadora, con el que esta advocación mariana encontró el mejor paladín y trampolín para su desarrollo y popularidad.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD