San Pío trae esperanza de cura a los enfermos

Más de 5.000 paraguayos ya tuvieron su encuentro con el corazón conservado de San Pío de Pietrelcina que se encuentra en nuestro país desde el lunes pasado y estará hasta el miércoles 18 del corriente. Los enfermos, de todas las edades, son los que más acuden a venerarlo en busca de sanación.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/AAV7AQECYJHFZGEKH6WGN2M7SM.jpg

La presencia de San Pío en Paraguay, desde el lunes 9 hasta el miércoles 18, se realiza en el marco de los 30 años de la presencia de la Congregación de los Capuchinos y en el marco del cincuentenario de su muerte.

Desde su llegada a nuestro país, fieles de todas las edades no desaprovechan la ocasión para venerarlo. Más de 5.000 católicos, en menos de una semana, ya tuvieron su encuentro con el corazón conservado de San Pío que está custodiado en un relicario especial.

“El día que llegó la reliquia al país y hasta el martes unas 800 personas la veneraron y le dieron la bienvenida. El miércoles estaban unos 500 fieles por cada misa. Ese día se celebraron 5 eucaristías. En promedio, unos 2.500 católicos tuvieron contacto con él. Ya el jueves en San Lorenzo le visitaron unas 1.000 personas. Hoy calculamos esa misma cantidad de feligreses en la Capilla San Leopoldo. Haciendo una estimación rápida, más de 5.000 personas ya le presentaron su intención”, detalló el hermano Valentín Pesente.

La reliquia estuvo ayer en la Capilla San Leopoldo de Asunción de 6:00 a 21:00. Fieles de todas las edades la visitaron. Largas filas, que llegaban hasta la calle, formaron los devotos pacientemente mientras rezaban -en grupo y en voz alta- el santo rosario. Las mujeres con hijos y personas adultas tenían preferencia en las filas. Muchos creyentes, a medida que se acercaban a la reliquia, no contenían las lágrimas de emoción y fe.

“Llegué temblando hasta él, muy emocionada, llorando, clamando sanación, soy una persona que está prácticamente postrada en la cama debido a mi artrosis y hoy estoy acá, parada ante sus restos, pidiéndole que me sane, y ahora yo sé que voy a sanar”, contó doña Alejandra Ocampos.

“Estoy enfermo, ni pude ir a trabajar, pero antes de ir al hospital vengo a venerarlo y pido salud”, contó Raúl Noldin, devoto.

Niña conoció a San Pío

Zunilda Reyes (28) es una joven que contó su singular experiencia.

“Mi pequeña de 7 años tiene cáncer. Estamos sobrellevando su tratamiento. Siempre fui devota de San Pío, gracias a mi mamá. Un día fui hasta su templo y le recé con todo mi corazón, con la fuerza que puede tener una madre desesperada. Compré a la salida unas estampas y dos rosarios. Los mandé bendecir y fui a casa. Al día siguiente mi hija ve la estampa con interés y entonces le pedí que recemos. Al terminar la oración, mi nena me dice: ‘Desde bebé que a este santo yo le conozco y me va a curar’”, relató. La joven madre cuenta que al llegar la reliquia de San Pío a Paraguay no podían dejar de visitarlo “y tocar su inmenso corazón”, a la vez de agradecerle por cuidar de su hija, quien está venciendo a la enfermedad.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.