Dramática situación en interior del Ñeembucú

En la tarde de ayer se registraron incidentes frente a la Gobernación de Ñeembucú. Cientos de damnificados reclamaron asistencia al gobernador Luis Benítez. Casi la totalidad de la ciudad ya se encuentra libre de agua gracias a las motobombas, pero en el interior de la región la situación es dramática.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/EMEVAN233VGN5JSTQAXP4BTDZ4.jpg

PILAR, Ñeembucú (Roque González Vera y Miguel Rodríguez, enviados especiales) Cientos de pilarenses se manifestaron ayer en la Gobernación de Ñeembucú, reclamando asistencia ante la emergencia. Efectivos policiales establecieron un cordón pero no lograron evitar incidentes violentos.

El gobernador Luis Benítez intentó explicar que se aguarda la llegada de ayuda desde Asunción e indicó que la Secretaría de Emergencia Nacional está ultimando detalles para enviar ayuda.

Los manifestantes luego amenazaron con ir hasta el domicilio del intendente municipal, Alfredo Stete, con el objetivo de realizar el mismo reclamo, pero finalmente no lo hicieron, pero exigieron una respuesta.

PUBLICIDAD

La coordinación con la Comuna local es todo un problema. En la mañana de ayer, un convoy de ayuda humanitaria estaba listo para partir del campamento de la SEN con dirección a la compañía Valle Apu’a.

La salida de los vehículos, incluyendo patrulleras de la Policía Nacional que se sumaron al operativo, no se realizó a la hora fijada. La movilización recién se pudo efectuar a las 11:45 tras esperar desde las 08:00 la entrega de vales de combustibles por parte de funcionarios de la comuna.

En este momento, el 80% por ciento de Pilar se encuentra ya libre de las aguas. Las motobombas trabajaron en forma continua y se logró recuperar la normalidad pero existen zonas periféricas donde las casas siguen anegadas.

PUBLICIDAD

El drama es más bien ahora en el interior. La compañía Valle Apu’a se encuentra a unos 20 kilómetros del centro de Pilar; está habitada por unas 200 familias.

La principal actividad económica es la olería y obviamente la ganadería. Esta zona está completamente cubierta por aguas de arroyos y riachos desbordados.

Para movilizarse, los pobladores dependen de los caballos y algunos que disponen de pequeños botes.

El movimiento de ganado es incesante: en forma precipitada se sacan los animales para evitar una mortandad. En el lugar no hay grandes productores, la mayoría son pequeños ganaderos que dependen de sus animales para subsistir. Dependen de la ayuda de la Secretaría de Emergencia.

Para ingresar hasta el poblado se utilizó un vehículo Unimog que transportó víveres. Efectivos de la Agrupación Lince de la Policía Nacional trabajan arduamente en la distribución de la ayuda humanitaria.

Los damnificados en Pilar por lo menos tienen mayores posibilidades para hacer frente al problema pero en el interior del departamento el aislamiento es tremendo.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD