Los estudiantes se ponen como objetivo contribuir con Paraguay

Aprender para graduarse y después volver al Paraguay es el objetivo de unos 120 universitarios que están becados en este país. Hay una asociación que los aglutina para dar apoyo. También está la colectividad arraigada en este punto del Oriente, como el caso de una mujer que reside en Taiwán desde hace 28 años y que acaba de inaugurar su restaurante de comida paraguaya.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/KOILHUPIAFBEBB3FRBH5JAWLLA.jpg

“Acá tenés estudiantes que vienen de Pedro Juan Caballero, Ciudad del Este, Concepción, Caaguazú, Luque, Asunción, San Lorenzo, Villa Elisa. Una gama bien variada y eso es lo lindo porque cuando estamos acá se produce una integración muy interesante de todas las ciudades del Paraguay. Es un compartir culturas y pertenencias de diversas ciudades del país y todo con un mismo objetivo, que es el de formarse y después volver al Paraguay a compartir con creces el conocimiento adquirido”, aseguró a ABC Ernesto Rojas, presidente de la Asociación de Estudiantes Paraguayos en Taiwán.

“La idea es que todos los paraguayos podamos volver. Cierto, hay otros paraguayos que quieren seguir capacitándose, desean hacer PHD, pero la idea es básicamente ir a retribuir al Paraguay con lo que aprendimos acá”, insistió.

Jean Pierre Berthomier es un joven que estudia Ingeniería Industrial. Contó que la asociación cumplió sus objetivos en el año 2011 cuando logró que en nuestro país se reconozcan los títulos universitarios obtenidos en Taiwán.

Pero el trabajo continúa: “Nosotros tenemos muchas actividades que solemos hacer anualmente y logramos convenios con empresas de recursos humanos, después mandamos una colecta de ropas, 430 kilos que mandamos vía barco, y estamos gestionando ahora para sacar de Aduanas y entregar a una comunidad indígena en Caaguazú”, dijo.

Añadió: “Después también hicimos charlas en colegios de Paraguay acerca de la beca porque la beca del presente no se conoce tanto y nos resulta una pena que mucha gente que por desconocimiento no se prepare ya antes, con el inglés, con la buenas notas en los colegios, estudiando para aplicar en Taiwán, porque es una oportunidad de crecimiento”. Franco Frank Franco, estudiante de Ingeniería Civil, complementó y dijo que hay dos tipos de becas: una de ellas ya es de acceso directo a la universidad y la otra, con un estudio previo de un año del idioma chino mandarín.

Para llegar a Taiwán se tiene una primera escala en San Pablo con 1 hora y 45 minutos de vuelo. Luego hay 15 horas vía Dubái, los Ángeles o Londres para la segunda escala. Desde ese punto hay otras ocho horas de vuelo a Taipéi.

Egresó y logró un puesto laboral

Carlos Velázquez es un egresado en Agroquímica de la Universidad Nacional de Taiwán. Trabaja en una empresa de este país que planea invertir en Paraguay.

Refirió que la empresa en la cual trabaja está interesada en hacer negocios en Paraguay. “Estamos enfocados en el campo de la agricultura y ganadería, para la agricultura en la parte de fertilizantes de los cultivos y en la ganadería estamos trabajando con productos e insumos para el ganado”.

También dijo que planea retornar a Paraguay para ejercer su profesión. “En mi especialidad creo que en Paraguay hay mucho campo también, pero en mi caso particular, creo que en Taiwán puedo aprender más para llevar los conocimientos a mi país”,

Comidas típicas de nuestro país

Gladys Paredes de Álvarez es una paraguaya que reside hace 28 años en Taiwán donde está montando un restaurante: “Paraguay Tembi’uete” (Auténtica comida paraguaya). “Es el único, con comida paraguaya, especialmente chipa, vori vori, empanadas”.

“Si trabajas acá es muy buena la vida, si te ponés las pilas cualquier cosa podes hacer. Yo empecé haciéndole empanadas a los amigos, después eran tantos los pedidos que ahora ya abrí mi restaurante. También tengo una empresa de perlas cultivadas y soy socia en otra, de alfombras persas”.

Hace dos años visitó Paraguay para ver a su hijo, un médico, que a diferencia de los otros estudiantes paraguayos, fue de Taipéi a Asunción para estudiar y quedarse a trabajar.

Aprender idioma chino es la meta

Julia Ojeda es estudiante del chino mandarín y solo lleva dos meses en Taiwán.

Dijo que aspira a especializarse en este país, en la carrera que realizó en nuestro país o en otra que a ella le interese.

“Yo terminé una carrera universitaria, licenciada en Relaciones Internacionales, pienso hacer seis meses de chino, luego volver a Paraguay y aplicar para una beca de maestría, de Relaciones Internacionales o Comercio que también me interesa”, explicó.

“Elegí el chino mandarín porque Paraguay y Taiwán tienen excelentes relaciones diplomáticas, también porque es uno de los idiomas más hablados en el mundo y quisiera tener más conocimiento sobre esto”, dijo a ABC.