Piden luchar contra el odio como Jesús

Más de 600 fieles participaron ayer de la celebración de la Pasión de Cristo en la Catedral de Asunción. En su homilía, el arzobispo Edmundo Valenzuela pidió que la cruz de Jesús nos conceda el don de la paz y nos ayude a luchar y derrotar al odio. Señaló además la importancia de orar por el pueblo, sus autoridades y actores políticos para que Dios se apiade de sus pecados.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/T4UYLGJMTNFVBDIZ4ASRT7TMTM.jpg

La tradicional celebración de la Pasión de Cristo comenzó a las 15:00 en la Catedral Metropolitana. El encuentro religioso fue encabezado por monseñor Valenzuela, que insistió en la necesidad de orar por la paz en el Paraguay.

“Jesús nos enseña que solo el amor es la fuerza de vida. Solo el amor vence. El hijo de Dios nos dice directamente que el odio, la venganza, el rencor están derrotados en su corazón donde emanó sangre. Con esta posición de fe acompañamos al pueblo, a sus autoridades y los actores políticos pidiendo humildemente al Señor que se apiade de nuestros pecados, orgullos, prepotencias e intereses individualistas. Que su Santa Cruz nos conceda el don de la paz. Él es el Príncipe de Paz”, dijo Valenzuela. 

Recordó todo el sacrificio y sufrimiento que soportó Jesús para dar vida eterna. “En la cruz de Cristo Jesús encontramos los milagros, en él encontramos la paz, en él encontramos la puerta abierta de nuestra salvación. Por eso la palabra de Dios proclamada nos ayuda a comprender los misterios de la Pasión, Muerte y sepultura del Señor”, destacó.

PUBLICIDAD

Agregó que los discípulos de Jesús no pudieron entender en esas últimas horas de vida terrenal de su maestro por qué tanto maltrato y humillación hacia Cristo. Fueron testigos también de su Resurrección, tal como él mismo lo anunció y es una de las bases del cristianismo. “Hasta ahora también nosotros no podemos entender por qué tanto odio hacia Jesús. Por qué tanto sufrimiento”, señaló Valenzuela. 

Ya al final de la celebración, se peticionó elevar oraciones por la paz en el mundo y por el papa Francisco. También se pidió oración por los obispos y sacerdotes paraguayos, por las familias de este país y las autoridades. 

La parte emotiva de este encuentro fue cuando los sacerdotes trasladaron la imagen de Cristo crucificado al altar para que los fieles puedan besarlo. Debido a la importante cantidad de fieles, la ceremonia se prolongó por varios minutos. 

La celebración de Viernes Santo atrajo una importante cantidad de jóvenes y niños, lo que fue destacado por los celebrantes.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD