Años de atropellos

Quince años brindando un pésimo servicio, con ómnibus destartalados, carrocerías herrumbradas, pisos y vidrios rotos, motores descompuestos, usuarios que deben empujar el colectivo para poder llegar al trabajo. Una prestación de servicios sin contratos, sin estudios técnicos que indiquen cuáles son las necesidades de la población respecto a ese servicio, cuánto debería costar el pasaje, por qué y con qué variables.

Quince años con ganancias para dos grupos de poder importantes a los que no les interesó el bien de la ciudadanía: por un lado los empresarios del transporte; por otro lado, quienes son gobierno en la Municipalidad de Ciudad del Este.

Por alguna razón, luego de que el grupo de poder en la Municipalidad esteña aseguró en las últimas elecciones su permanencia en la institución durante cinco años más, la coyuntura cambió y las relaciones con los transportistas, como venían dándose ya no les sirven. Entonces, la institución pública llama a licitación la concesión de itinerarios (según los empresarios del ramo lo hizo “a sus espaldas”) y beneficia a una nueva firma, out sider (desconocido).

Ofuscados, los empresarios confiesan. Asumen que no tienen ninguna licitación ni contrato firmado con la Municipalidad y que tienen deudas que nunca se les reclamó. A cambio de que circulen los buses en pésimas condiciones, los transportistas activaron políticamente a favor del grupo en el poder municipal: el clan Zacarías. Los colectivos se utilizaron para “arrear” gente y para colocar propaganda de que “Este ES el Camino”.

Es urgente mejorar el servicio en beneficio de quienes todos los días abonan un pasaje mínimo de G. 2.500 para tragar polvo y pasar días de intenso calor, de lluvia y barro, en colectivos que se caen a pedazos y que encima les dejan en el camino por problemas mecánicos. Sin embargo, si esto no importó antes, durante quince años, cabe preguntarse hoy: ¿por qué importaría hoy? ¿Qué más podría haber detrás de este repentino interés comunal en mejorar la calidad del servicio del transporte público?

mariana.ladaga@abc.com.py