El acabose

Si al final de estos 40 centímetros de comentario usted entiende lo que está pasando ahora mismo en la Caja de Jubilados de Itaipú (Cajubi), en la que se “evaporaron”, “robaron”, “vaciaron”, “dilapidaron” unos 123 millones de dólares, le ruego que se tome la molestia y me escriba al correo para explicármelo.

Capítulo 1: El director jurídico de Itaipú, Eusebio Ramón Ayala, anuncia que hay que cancelar lo que considera un “cuasidelictual” contrato firmado entre Cajubi y el exfiscal y abogado Rafael Fernández para emprender acciones que retornen el dinero al Paraguay y castiguen a los culpables. Por lo bajo, fuentes oficiales de Itaipú no titubean en sugerir que hubo cometas repartidas a diestro y siniestro, parte de los 500.000 dólares (del total de 4 millones) ya pagados.

Capítulo 2: Fuentes oficiales ligadas a los abogados contratados tampoco escatiman adjetivos. Aseguran que del lado oficial de Itaipú se están pidiendo porcentajes del dinero ya cobrado, bajo amenaza que de no hacerlo se rescindirá el contrato.

Capítulo 3: Mientras tanto, actuales autoridades de Cajubi se reúnen en asamblea y deciden que este lunes presentarán denuncia penal contra Eusebio Ramón Ayala, director jurídico de Itaipú. Uno de los actuales consejeros deja entrever que hay negras manos intentando rescindir el contrato que por primera vez logró imputar a todos los presuntos responsables y hasta provocó la salida del exfiscal Sergio Alegre de la Fiscalía de Delitos Económicos.

PUBLICIDAD

Capítulo 4: Mientras los actuales consejeros de Cajubi deciden demandar, ellos mismos terminan demandados por un asociado que los denuncia por haber firmado el contrato de los 4 millones de dólares con los abogados. Pero, ¡oh sorpresa!, quien presenta la denuncia es uno de los exconsejeros denunciado también por haber permitido que la Cajubi libere dinero que nunca más se logró recuperar. El denunciado que pasó ahora a ser denunciante es ni más ni menos que el extitular del sindicato más poderoso de Itaipú, Tomás Rafael González Mir. El exlíder sindical, en el 2009, permitió por acta que la Cajubi pagara al guatemalteco (a quien ya se había entregado mucho dinero) que se le entregue más y representara los intereses de Cajubi en Canadá.

Capítulo 5: Mientras el Consejo de Cajubi decidía denunciar al director jurídico, y González MIR denunciaba al actual Consejo en la fiscalía, Anky Boccia (titular de Itaipú) y Eusebio Ramón Ayala (director jurídico) se reunían con los abogados a quienes antes se contrató. La reunión terminó con amenazas varias, sin contrato pero con contrato.

Capítulo 6: En medio de las denuncias, contradenuncias, supuestas cometas, extorsiones, amenazas y chantajes, hay 123 millones de dólares evaporados del país. Se fueron. Y esta es la primera vez que debo coincidir con quienes dicen que ya nunca volverán. Es más, me atrevería a decir que no solo nunca volverán y que todos pagaremos sino que, además, ni uno solo de los presuntos culpables irá a la cárcel.

PUBLICIDAD

Si entendió el comentario, le felicito. Porque esto es un quilombo. Y en todas sus acepciones idiomáticas de la Real Academia de la Lengua Española.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD