Impresentables

La Junta Municipal de San Lorenzo en lugar de renovarse con políticos que trabajen en busca del bien común, en los últimos periodos de gobierno, cuanto menos, se ha convertido en una cueva de personajes de pésima fama, en su mayoría. Algunos sospechados de hechos de corrupción, de apañar tragadas, perseguir a ciudadanos que reclaman transparencia y honestidad, otros hasta con investigaciones fiscales.

Por ejemplo, resulta vergonzoso que el legislativo comunal esté dirigido por una persona acusada por la fiscalía de haber creado 11 cooperativas fantasmas y señalado por los ex socios de ser uno de los vaciadores de la cooperativa policial 17 de Mayo. Se trata del concejal colorado Carlos Ferreira.

Hace casi un año sus pares lo votaron para representar al colegiado así como a la misma ciudad, con lo que resta seriedad, credibilidad, respeto al órgano deliberativo. Que lo mantengan como titular de la Junta ya es el colmo.

Pero la desvergüenza total y un atropello a la institucionalidad cometieron nueve concejales que se prestaron para que Ferreira se mantuviera en el cargo hasta culminar su mandato. Para ello, aprovechando que tenían los votos, cambiaron el reglamento que determinaba que el presidente y vicepresidente, a menos que sean reelectos, solamente duran un año en el cargo.

PUBLICIDAD

La ciudad, la tercera más poblada de país, está sumida en el desorden, el caos, la suciedad, porque el pueblo permite que personajes sin escrúpulos ocupen los cargos. También los partidos tradicionales les niegan oportunidades a la gente decente que tienen en sus filas.

Ante semejante panorama los ciudadanos de bien tienen la obligación moral de tirarse a la arena política o a apoyar a vecinos que reúnan las condiciones porque está a la vista que los sinvergüenzas no tienen intención de ceder espacios. Muy por el contrario, ante la permisividad y pasividad de los ciudadanos, se atornillan en los cargos y hasta aspiran a puestos más relevantes para mantener los privilegios.

Los sanlorenzanos de una vez deben entender que la soberanía reside en el pueblo, el cual debe hacerse respetar o la situación irá empeorando.

antonia@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD