La sobrefacturada tarifa brasileña

La Eletrobrás, en el 2016, adquirió de Itaipú 91.107.592 MWh de energía, 51.167.492 MWh comprada por la Eletrobrás y 39.940.100 MWh cedida por la ANDE, a un costo de US$ 3.075.473.000 y a una tarifa media de US$ 33,75 el MWh.

En es e mismo año, la ANDE compró de Itaipú 11.227.393 MWh de energía, por la que pagó US$ 367.571.980, a una tarifa media US$ 32,74 el MWh.

Por otro lado, Itaipú comercializó su producción a una tarifa promedio de US$ 33,64 el MWh.

Cabe señalar, que por la cesión de la ANDE, el consumidor brasileño pagó al Paraguay US$ 368.455.000, a una tarifa de US$ 9,22 el MWh. Siempre la Eletrobrás retiró de Itaipú sin costo alguno la energía no utilizada por la ANDE y desde el actual Gobierno del presidente Michael Temer actúa como agente de retención del dinero del consumidor brasileño, responsable del pago la compensación.

PUBLICIDAD

Si por el excedente, obligado a ceder a la Eletrobrás para atender su creciente demanda, fuera abonada la misma la tarifa que pagó la multinacional brasileña a Itaipú en el 2016, el Paraguay lograría unos US$ 1.347,9 millones (39.940.100 MWh x US$ 33,75) y no US$ 368,4 millones.

Es más, si se ajustara al Precio de Liquidación de Diferencias de la energía media para el subsector Sur Este Centro Oeste brasileño (vigente entre el 10 al 16 de febrero de 2018), el precio de la energía paraguaya costaría R$ 173,01 el MW, el equivalente a US$ 53,65 el MWh (cambio actual).

Significa que en el mercado brasileño el excedente paraguayo cuesta US$ 2.142,7 millones.

Es una práctica consuetudinaria que la Eletrobrás añada al costo de la energía que adquiere de Itaipú la compensación abonada por el consumidor brasileño. Con esta praxis en vez de facturar en el año 2016, como corresponde, US$ 3.075,4 millones aparece registrando US$ 3.443,9 millones con el consabido aumento de la tarifa oficialmente declarada: US$ 37,80 el MWh (US$ 3.075,4 millones + US$ 368,4 millones) / 91.107.592 MWh).

Es así como el consumidor brasileño, carente de protección, subsidia a los prósperos accionistas de la Eletrobrás, una empresa sospechada de corrupción. Para mezclar los tantos y confundir, en la contabilidad de Itaipú aparece la Eletrobrás haciéndose cargo de la irrisoria compensación del excedente no utilizado por el Paraguay.

Según el Tratado de Itaipú (Anexo C) el pago de la compensación correspondía a la Itaipú (Paraguay se compensaba a sí mismo). Desde 1986, ante esta situación insostenible, se hizo cargo el Tesoro brasileño y este rubro, como debe ser, fue excluido del costo del servicio de electricidad.

Últimamente cayó sobre las espaldas del consumidor brasileño este subsidio encubierto que sirve para sostener a la tambaleante multinacional Eletrobrás. ¿Qué hacen los órganos de administración de Itaipú para proteger a sus consumidores? Nada, solo chapotean en el fétido pantano del clientelismo político.

juananantoniopozzo@gmail.com

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD