Muy bien, pero…

Nicanor Duarte Frutos, titular de la Binacional Yacyretá, dispuso la compra de equipos médicos para algunos hospitales de Misiones, muy necesitados de ellos desde hacía tiempo. Los médicos brindan un mejor servicio y los pacientes ya no necesitan venir generalmente a Asunción o verse obligados a cruzar el Paraná y buscar socorro en la Argentina.

La iniciativa de Nicanor se ha querido ver como parte de una campaña proselitista que lo deposite en el despacho de la Junta de Gobierno de la ANR como presidente “con el dinero del pueblo”. Es posible que esa sea la intención, pero no creo que Misiones vaya a decidir su suerte política. De todos modos, a los médicos que se debaten en la más dramática carencia en los hospitales públicos, y a los pacientes que deambulan desesperados en busca de reparar la salud, muy poco les han de importar los propósitos que animan a los donantes. Ojalá que Yacyretá e Itaipú dediquen más recursos que ayuden a nuestros compatriotas a encontrar una vida mejor y evitarles la humillación de pedir auxilio a hospitales extranjeros. Con frecuencia la TV argentina publica datos sobre la atención de sus hospitales a paraguayos, bolivianos, peruanos. Atención médica salvadora, dicho sea de paso.

Hasta aquí me parece loable el gesto de Nicanor. Ahora bien, ignoro si la compra de los costosos equipos incluye su mantenimiento. Digo esto porque pocos días después de que Misiones bailara por los obsequios, se publicó la fotografía de una decena de incubadoras inservibles del Hospital Materno Infantil de Trinidad. ¿Inservibles por qué? No hay dinero para repararlas y hacer que de nuevo puedan salvar vidas.

No hace muchos meses que las enfermeras del Hospital de Clínicas tuvieron la iniciativa de vender rifas, hacer “polladas” y otras cosas para juntar 3.500.000 guaraníes, costo de la reparación de un equipo absolutamente necesario para miles de pacientes. Si no fuera por el interés de las enfermeras, el tal equipo estaría hoy en el inmenso cementerio de los objetos comprados sin haberse previsto el dinero para el mantenimiento y la reparación.

PUBLICIDAD

Esos objetos, que duermen su sueño eterno, son de una variedad infinita. A más de los equipos médicos –en estos días en el Hospital del Cáncer se dio la misma situación– se encuentran ambulancias, camionetas, camiones, tractores, aparatos de aire acondicionado, etc.

También leemos con frecuencia que las comisarías, de la capital y del interior, se quedan sin vehículos porque no hay dinero para la compra de repuestos.

Esta situación es posible que esté siendo aprovechada por la corrupción. Conozco una empresa –seguramente de otras muchas– donde con frecuencia aparecen montones de vehículos del Estado adquiridos, al parecer, en remates. Luego de unos días, esos vehículos aparecen relucientes de los talleres de la firma. Tal vez les cambió algunas piezas para volverlos a la vida.

El Estado no debería comprar ningún equipo, ningún vehículo, que no tuviese asegurado su mantenimiento y reparación. De lo contrario, la alegría por la compra enseguida se volverá en una dolorosa frustración.

alcibiades@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD