Nefasta consecuencia

Reinaldo Javier Cabaña, alias Cucho, puso en evidencia una vez más la controversia que existe en la sociedad sobre la vida de ostentación que llevan los narcotraficantes y que en muchos casos es envidiada. Algunos toman las casas y vehículos lujosos como símbolos de éxito, mientras otros justifican ese dinero diciendo que fueron obtenidos gracias a “trabajos o negocios privados”.

Varios incluso critican la confiscación de los bienes, diciendo que es injusto, que sería mejor confiscar los bienes de los grandes vaciadores de las arcas públicas y los procesados por enriquecimiento ilícito. Una discusión que ahora está instalada.

Pero, se han preguntado alguna vez, ¿de dónde sale la gran cantidad de dinero de los implicados con el negocio del narcotráfico? Muchos han visto la serie Pablo Escobar, en la cual se mostraba como este famoso narcotraficante y asesino no podía contar los fajos de billetes, llegando al punto de solo pensarlos. Repartiendo el dinero a diestra y siniestra, enterrándolos o quemándolos incluso en caso de necesidad. Llevando una vida de ostentación inimaginable para cualquier ciudadano.

Ese dinero que a veces se utiliza para ayudar a los pobres y necesitados, que llega como donación para capillas, clubes deportivos y hospitales y aportes para campañas políticas, ese dinero sale de algún joven, niño, adolescente o adulto que tuvo la desgracia de caer en la adicción de las drogas.

PUBLICIDAD

Ese dinero es muchas veces el fruto de robos a mano armada, es el costo de la vida de alguna persona que se resistió a ser víctima de hurto. Es el fruto de la venta de algún objeto de valor robado por un joven o niño a su familia con el objetivo de mantener su adicción.

Además representa las lágrimas de miles de madres, padres y hermanos que tienen la desgracia de tener a un miembro de su familia esclavizado por las drogas.

Las nefastas consecuencias del narcotráfico no perjudica solo a algunos, porque también es la espiral de violencia que afecta a la sociedad. Es decir, a todos nos afecta de alguna u otra manera.

desire.cabrera@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD