¡No paren de emocionarse!

Calles en pésimo estado, basura por doquier, un tránsito imposible, obras de mala calidad y el uso de toda la estructura pública para el enriquecimiento de un grupo político y sus amigos. Este es el legado de los Zacarías al frente de la Municipalidad de Ciudad del Este. El reto que deberá superar quien asuma la Intendencia el 5 de mayo.

Durante casi dos décadas, Javier Zacarías Irún y su esposa Sandra McLeod de Zacarías gobernaron a su antojo la Municipalidad de Ciudad del Este. Con obras públicas, servicios a la población, cargos en distintos estamentos, beneficiaron a parientes y amigos.

Al amparo de contactos en distintas esferas del poder, millones del erario público fueron a parar a los bolsillos de familiares, amigos y correligionarios de los Zacarías. Con dinero municipal llegó a pagarse un reality show en televisión abierta por capricho del hijo de Javier y Sandra Zacarías. Según el Ministerio Público, los contribuyentes esteños, con su dinero, pagaron los spots y cartelería necesarios para postular a Sandra McLeod a la Intendencia en el 2015 y para que Javier Zacarías sea hoy senador, su hermano Justo Zacarías sea diputado y también ocupe el mismo puesto su cuñada Rocío Abed.

La fortuna de los miembros del “clan” creció paralela a los cargos públicos que fueron ocupando. En contrapartida, fueron años de pésimos servicios públicos y de persecución feroz contra quienes se oponían a la voluntad del clan. Personas “marcadas” perdieron sus puestos de trabajo; hay gente que murió esperando cobrar una indemnización ya dispuesta por la Justicia y otra que decidió irse del país por miedo a este grupo político.

PUBLICIDAD

La denuncia constante de quienes sabían lo que estaba ocurriendo finalmente tomó fuerza, al igual que la indignación ciudadana, que fue subiendo de tono. 

Es imposible no emocionarse al recordar a los miles de esteños que el 7 de febrero celebraron la destitución de Sandra Zacarías. Abrazados, llorando, gritaban todos juntos: ¡Sí se pudo! Fue como si la selección paraguaya ganara un mundial de fútbol. Sólo que este partido no termina todavía. Tantos hechos de corrupción podrían quedar impunes. Y falta elegir nuevas autoridades municipales.

Transparencia y honestidad están implícitas en el cargo de Intendente. Los que pugnarán para el puesto el 5 de mayo deben ir más allá; determinar cuál será la hoja de ruta para mejorar los servicios públicos, qué aportarán para hacer una Ciudad del Este inclusiva.

La ciudadanía tiene que insistir en su reclamo por Justicia. Y demostrar a las autoridades que elijan que no tolerarán más actos de corrupción, oscurantismo, prepotencia. Parafraseando al niño que gritaba feliz por la victoria de su club, es necesario que los esteños no paren de exigir; que los esteños no paren de emocionarse.

mariana.ladaga@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD