Ortiz y Marito

Esta semana que pasó estuvo con el círculo íntimo de Mario Abdo Benítez, ese mismo que nos contaban lo corruptos e inmorales que eran Horacio Cartes y José Ortiz, justificando el blanqueo de los mencionados más Ramón Jiménez Gaona.

La síntesis de la justificación es que como Cartes, Ortiz y Jiménez Gaona van a invertir doscientos millones de dólares en una cementera, está muy bien olvidarnos de los hechos por los que decían que eran corruptos e inmorales.

A Julio Ullón, a Daniel Centurión, a Arnoldo Wiens, ya no les importa de dónde sacan plata Cartes y Ortiz, la que ahora van a “invertir” en una cementera.

Fue detenido el viernes Luis Henrique Boscatto, con cédula paraguaya, cuyo negocio es, según la fiscalía brasileña, el contrabando de cigarrillos paraguayos. En diciembre de 2017 la fiscala Alicia Sapriza y en diciembre de 2018 el fiscal Diego Zilverbach encontraron cigarrillos paraguayos listos para ser contrabandeados.

PUBLICIDAD

Sapriza y Zilverbach cajonean ambos casos en que el productor de los cigarrillos es Tabacalera del Este, propiedad de Cartes y cuyo presidente es Ortiz.

Fabián Domínguez, subsecretario de Tributación, no publicó hasta ahora qué renta producen las operaciones de contrabando de cigarrillos paraguayos. María Epifanía González tampoco, pero el gobierno entero recibe de Cartes, Ortiz y Jiménez Gaona sus doscientos millones de dólares como si nada tuvieran que explicar.

Si el fallecido Pablo Emilio Escobar Gaviria trajera dólares del narcotráfico, lo recibirían con brazos abiertos diciendo “si invierte en Paraguay, está muy bien”.

Se puede recibir dinero de cualquier delincuente pero, para el mundo, esa recepción se denomina “lavado de dinero” y le cuesta a nuestro país no poder obtener el grado de inversión que necesitamos.

Benigno López, ministro de Hacienda, hermano del presidente, sabe todo lo anterior, conoce el impacto del lavado de dinero en nuestra posición financiera externa. Pero asumió el papel de gestor del encuentro del presidente con José Ortiz.

Benigno sabe, además, que la seguridad jurídica es fundamental para atraer inversores verdaderos a nuestro país, no a compinches de Darío Messer.

Existen indicios de que Cartes, Ortiz y Jiménez Gaona usaron información que adquirieron usando al Estado, sobre la inversión cementera de la empresa italiana Colacem, para presentar un proyecto idéntico al de los europeos.

Qué seguridad jurídica ofrece Paraguay si el Estado se usa para obtener información de los inversores y generar negocios con ella para sus funcionarios.

El gobierno sabía todo esto, y lo mismo recibió a José Ortiz. Parece una componenda, de las más asquerosas.

evp@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD