Palos a la rueda

Está en debate la pertinencia o no de comprar una planta asfáltica para el Municipio de Encarnación. La iniciativa del intendente Luis Yd (Alianza) de comprar el equipamiento se inscribe dentro de un plan que, de dar resultados, le significará un innegable rédito de popularidad, algo que no viene nada mal a sus aspiraciones de un segundo mandato al frente de la administración comunal.

Este mismo análisis lo deben estar haciendo sus potenciales competidores –se especula que al menos tres concejales colorados quieren llegar al sillón principal de la Municipalidad en el año 2020–; de ahí la resistencia de un sector del cuerpo colegiado en dar el visto bueno para la adquisición de las máquinas.

Con las elecciones municipales prácticamente a la vuelta de la esquina, otorgarle una ventaja de semejante impacto propagandístico a Yd resultaría poco menos que suicida, por lo que se impone la necesidad de encontrar los argumentos válidos necesarios para “pincharle el globo” al intendente, pero cuidando de no quedar mal parados ante el electorado y que la negativa sea interpretada como un palo en la rueda.

Ante este escenario, a la administración comunal no le queda otra que mostrar con eficiencia y transparencia su propuesta para no tener un efecto búmeran que será muy bien aprovechado por sus detractores.

PUBLICIDAD

Pero más allá de este intento de análisis de las motivaciones políticas que puedan existir detrás de cada posición, lo cierto y concreto es que Encarnación, con más de cuatro siglos de historia, penosamente tiene asentamientos y barrios populosos, que viven en el atraso y el marginamiento por falta de caminos adecuados.

De más está hablar de la importancia de las vías de comunicación para el desarrollo social y económico de cualquier comunidad. Si el objeto de la política es el bien común, quienes asumen el papel de ejercer el poder de decisión en la administración de la cosa pública están obligados a dar esas respuestas. Más allá de sus propios intereses.

La ciudadanía tiene el derecho –y el deber– de estar alerta y desenmascarar a quienes pretenden subordinar el interés general a sus conveniencias y ambiciones personales o sectoriales.

jaroa@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD