Poder y pensamiento

El poder del pensamiento ha sido y es definitivo para la existencia, el desarrollo y la calidad de los seres humanos. El gran neurólogo investigador Antonio Damasio lo dice en hipérbole desde el título de uno de sus importantes libros con esta expresión: “Y el cerebro creó al hombre”, Y añade en el subtítulo: “Cómo pudo el cerebro generar emociones, sentimientos, ideas y el yo” (2010).

El salto de los prehomínidos al “Homo sapiens” se dio con la aparición de la zona cortical del cerebro, que posibilitó el pensamiento humano y el lenguaje. A partir de ahí empezó el progreso de la humanidad gracias a los avances ininterrumpidos en conocimientos y los sucesivos descubrimientos cada vez más profundos y eficaces, aprovecha los recursos de la naturaleza y supera muchas de sus energías y fuerzas.

Los animales también piensan. Tu perro, por ejemplo, te conoce y te diferencia del extraño, a ti te mueve la cola y salta de alegría y al extraño le ladra y amenaza. Pero con su pensamiento no progresa, porque su pensamiento se produce con imágenes y no con palabras.

Gracias al pensamiento el ser humano se va descubriendo a sí mismo y es capaz de sanarse y recomponerse y con sabiduría y explorar el cosmos y el microcosmos.. Todo el poder de la humanidad radica en el pensamiento. Sin pensamiento no hay poder alguno. Y lógicamente si el pensamiento es débil y torpe, el poder también lo será. Con el pensamiento, gestado en las múltiples inteligencias, podemos resolver los problemas, sin el pensamiento quedamos estancados en ellos.

PUBLICIDAD

Edward de Bono, ilustre especialista del pensamiento, con 68 libros publicados sobre el tema, en uno de sus últimos libros titulado “Piensa” y subtitulado “Antes de que sea demasiado tarde” analiza precisamente la torpeza de la humanidad actual, que a pesar de contar con tantos sabios y científicos con extraordinaria capacidad de inventos maravillosos, seguimos padeciendo graves problemas para los que hay recursos y posibilidad de superación, que no resolvemos porque no sabemos pensar. Estemos o no de acuerdo con De Bono en su tesis general, sí estoy de acuerdo con su convicción de que el poder radica en el pensamiento y consecuentemente si queremos tener poder y resolver problemas necesitamos aprender a pensar.

Últimas e impresionantes noticias confirman el poder del pensamiento.

Los dirigentes de El Pentágono, sede del Departamento de Defensa de los Estados Unidos han contratado los servicios de un grupo de científicos con el objetivo de conseguir tecnologías que posibiliten leer instantáneamente las mentes de los soldados sin necesidad de cirugías ni de implantes en el cerebro.

“La idea es usar la ingeniería genética del cerebro y la nanotecnología para transferir imágenes de un cerebro a otro y de un cerebro a una máquina sólo mediante el pensamiento. El objetivo último de este proyecto es crear armas controladas por la mente”.

“El resultado pretendido es que mediante un casco o un auricular los militares puedan dirigir centros de control o recibir instrucciones por una red segura y perfecta sin necesidad de tocar un teclado sólo por el pensamiento” (Tendencias 21).

El proyecto está financiado por DARPA, la Agencia financiera de los programas de investigación del Departamento de Defensa, que es la que ha dado la noticia.

Esta sorprendente noticia respalda las reflexiones con que inicié este artículo para insistir una vez más en la necesidad de reforzar y reformar sustancialmente la pobre educación que estamos dando para el desarrollo del pensamiento.

Nuestro sistema educativo y nuestras culturas no se caracterizan por el desarrollo del pensamiento. No destacamos por tener profesores especializados en psicología, pedagogía y didáctica del pensamiento, tampoco por contar con filósofos que hayan destacado en nuestra …historia, como sí los tenemos en arte, música, literatura y agricultura. Y está muy claro que en la sociedad de la información, la comunicación y el conocimiento, el pensamiento es la clave para el poder y la riqueza.

Si las madres, padres, familiares, los educadores profesionales de todos los niveles, el sistema educativo como tal no enseñan a pensar, Paraguay jamás saldrá del subdesarrollo, con un agravante, que en el dinamismo actual de cambios vertiginosos, no saber pensar se traduce en regresión y empobrecimiento acumulativos.

jmonterotirado@gmail.com

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD