Psicología y ventas

Quienes conocen la psicología humana, tienen grandes posibilidades de triunfar en cualquier campo de la vida. Ya se trate en el plano laboral, sentimental, social o familiar. Ni qué decir de aquellos que se dedican a las ventas; porque vender es una de las actividades que más requiere del conocimiento sobre la forma de pensar, sentir y reaccionar de la gente. Y sobre todo de la tremenda necesidad que tiene de llenar su ego y ser aceptado por la sociedad.

Por eso ya existe el neuromarketing, que se mete hasta lo más hondo de las neuronas y nos venden, muchas veces, cosas que no necesitamos. Pero vimos en casa de la cuñada y no podemos quedar atrás. Nos endeudamos como sea y adquirimos lo más nuevo y caro.

Hay personas que no fueron a la Universidad y son los mejores psicólogos del mundo. Quizás, apenas tienen el sexto grado, pero dominan el tema de cómo funciona el intrincado cerebro. A algunos de ellos los podemos encontrar dentro del Mercado 4, donde los vendedores, hacen uso, quizás sin saberlo, todos los días, de esta profesión de la conducta humana. En forma cotidiana, me toca la oportunidad de presenciar escenas curiosas y divertidas de los métodos de ventas que emplean los comerciantes. En Petirossi, te salen al paso, “qué buscás mi reina… tenemos la blusa que estás queriendo… pasás nomás sin compromiso y te probás la que más te gusta…”. Y te toma del brazo, sin darte cuenta y ya estás en el probador con las prendas. “te queda divino… te deja más joven y delgada… lucís como una modelo”. Acto seguido, uno ya se encuentra en la caja abonando el importe de la ropa. Y tal vez, una se fue solo a comprar frutas u hortalizas.

Así nos comportamos las mujeres. La vendedora, tal vez por experiencia o por una capacidad natural adivinó que necesitamos tanto de un elogio o unas lindas palabras que eleven el autoestima. Eso es saber de psicología y ser excelente vendedora. Hoy día se realizan miles de cursos y vienen motivadores del extranjero, para enseñar el arte de vender. Hay una terrible competencia en productos, sobre calidad y precios. Y los jóvenes, corren a las universidades para estudiar marketing, con la esperanza de trabajar lo más pronto posible.

PUBLICIDAD

Para ser un buen vendedor no solo hay que saber hablar y tener buena presencia. Hoy, se necesita convencer y hasta conmover. Los productos que más venden, son los que hablan del amor, la amistad y la felicidad. Saben, que se trata de necesidades emocionales, que son vitales.

No solo las marcas o empresas utilizan el marketing. También recurren a ella, los artistas, modelos, deportistas, comunicadores, psicólogos, escuelas, colegios, universidades, políticos y hasta pastores evangélicos. El Papa Francisco también la utiliza al igual que otras figuras mundiales. En el caso de los políticos, la cuestión es muy perversa. Recurren a los métodos más increíbles, ofreciendo promesas que nunca serán cumplidas. No solo usan la psicología, sino las manipulaciones psíquicas más inverosímiles. Durante las campañas proselitistas emplean toda clase de recursos para captar votos de personas ingenuas e inocentes. Menos mal, que el pueblo está despertando y ya no cree en versos ni poesías. Dijo no a la hipocresía y a las mentiras. Está desenmascarando a los farsantes, que juegan con las esperanzas e ilusiones de la gente. Ya no nos van a vender espejitos, porque los psicólogos somos nosotros ahora; sabemos su manera de pensar, sentir y actuar. Y su comportamiento ha sido pésimo y reprobado por la sociedad.

blila.gayoso@hotmail.com

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD