Robo y complicidad

La Administración Nacional de Electricidad (ANDE) está convertida en una suerte de “Robin Hood” (aquel célebre personaje de leyenda que robaba a los ricos para dar a los pobres), pero al revés. La ANDE roba a los pobres para dar a los ricos. Sucede que la entidad, mientras a “Juan Pueblo” le revienta el presupuesto con facturas siderales, regala energía a algunos privilegiados de la política nacional.

En las redes sociales se viralizaron varios nombres de políticos en función de poder, algunos salieron a aclarar, otros ni se tomaron esa molestia.

En el país de la energía eléctrica abundante y “barata”, la mitad más uno utiliza leña como fuente de energía y el resto gas licuado de petróleo, que significa una sangría cotidiana a nuestra economía porque todo el gas lo debemos importar y pagar su cotización en dólares.

Mientras tanto, regalamos nuestra “energía abundante y barata” a nuestros ricos y poderosos vecinos-socios en las dos binacionales, que figuran entre las represas hidroeléctricas más importantes del mundo. Un contrasentido difícil de entender.

PUBLICIDAD

La semana pasada se produjo una tímida protesta de usuarios frente a la oficina regional de la ANDE en Encarnación, durante la cual pidieron la revisión de sus impagables facturas de consumo. Además, reclamaban el retiro de los medidores digitales, en los que, aparentemente, está el problema de la sobrefacturación.

Protestas del mismo tenor, aunque un poco más intensas, se realizaron en otras ciudades de nuestro país, pero aparentemente el tema ya se “enfrió”. Así será hasta que llegue la próxima boleta que encienda nuevamente la ola de indignación ciudadana.

La gran pregunta que se hace el ciudadano de a pie es dónde están los llamados “representantes” del pueblo que deberían velar por los intereses de sus representados. Y esta es la respuesta: están demasiado ocupados disfrutando de sus privilegios y la fresca viruta como para estresarse con estos simples problemas de la “gente común”.

El refranero popular dice que cada pueblo tiene el gobierno que se merece. Y tal vez sea así nomás.

jaroa@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD