Sabia, intuitiva y femenina

Febrero y marzo fueron meses dedicados a las mujeres. Charlas, debates, marchas, homenajes, festejos y otras actividades, se llevaron a cabo para celebrar tanto el 24 de febrero como el 8 de marzo, día de la paraguaya el primero, el internacional, el segundo.

Antes, durante y después, son momentos propicios para analizar y reflexionar sobre los diversos puntos que se relacionan con nosotras. Desde la aparición del feminismo, en la década del setenta del siglo XX, ha habido muchos logros, en lo civil, laboral, salud reproductiva y otros ámbitos. Esto, en nuestro país y en el mundo entero. Desde luego, que hay sitios remotos donde la mujer sigue sufriendo sometimientos y abusos, pero por suerte, cada vez son menos.

Atrás quedó la época en que la mujer no podía votar o participar en el campo político. En la actualidad, ella puede elegir una carrera universitaria antes solo permitida a varones como la medicina, ingeniería, química industrial o diplomacia. En el mundo de este siglo, ella puede aspirar a cargos altísimos como presidenta de la República o ser científica de la NASA. Ya no hay profesiones exclusivas de los hombres. Deportes como el fútbol también practican las damas. Ni qué decir de las letras, las artes y las ciencias, campos donde ellas se destacan.

Todavía queda un largo camino por recorrer para conquistar todas las metas. Luchar por una mejor calidad de educación, de salud, de vida. Por tener mejores salarios y de condiciones laborales dignas para todas. Especialmente para aquellas que trabajan en los supermercados, shopping y cadenas de farmacias, donde no se cumplen las leyes laborales. También las domésticas son un sector vulnerable, así como las hermanas indígenas y campesinas. Pelear para que ellas se superen, no como un populismo barato sino con políticas públicas serias.

PUBLICIDAD

Erradicar la violencia en todas sus formas, es otra asignatura pendiente para evitar los feminicidios, cada vez en aumento. Esta tarea no es fácil y nos incumbe a todos y a todas. La mujer es la gran educadora y formadora. Es revolucionaria por naturaleza. La mujer de hoy, relevante en su rol social, mantiene su compromiso como ama de casa, madre, esposa, hija, tía y abuela. Sobre todo como madre su rol es irreemplazable. Ella es maestra, guía y la gran inspiradora. Así como pone La comida y ropa limpia, no pueden faltar sus besos, abrazos y caricias. Es la que aconseja, alienta y contiene a toda la familia. Puede ser brillante en su profesión y ganar muchísimo dinero, pero nunca puede perder su condición de mujer, que la convierte en un ser sublime, único e irrepetible. Para ser tan completa, necesita explotar al máximo su potencialidad en lo intelectual y espiritual. Pase lo que pase, tendrá que seguir siendo intuitiva, sabia y femenina para sortear todos los obstáculos. Dios le otorgó dones extraordinarios, que la hacen valiosa y virtuosa. Tiene una capacidad de amar increíble, su arma más poderosa, para hacer el mundo un sitio verdaderamente de paz, respeto y feliz convivencia. Ese es nuestro gran compromiso; ser mujer desde el alma.

blila.gayoso@hotmail.com

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD