Salud y disciplina

Las personas que más tiempo viven y con mejor calidad de salud son aquellas que llevan una existencia metódica y disciplinada. Desde muy temprano, cuidan su alimentación, hacen ejercicios físicos, no fuman ni beben y no incurren en excesos, bajo ningún sentido.

Todos podemos llegar a los 100 años, pero con una voluntad de hierro y una actitud positiva. El promedio de vida en la actualidad, es para los varones 73 años, mientras que la mujer puede llegar a los 77. El hecho de que tanta gente hoy día fallece muy joven obedece a varios factores, algunos de ellos prevenibles.

Por el ritmo acelerado de vida, el sedentarismo y la mala alimentación, aumenta la cantidad de obesos, hipertensos, diabéticos, celiacos, cardiacos y tantos enfermos más. Es cierto, nuestros abuelos vivieron más, por muchas razones. Primero, tuvieron un permanente contacto con la naturaleza, se alimentaron con comidas sanas, casi sin químicos y caminaron mucho. Hoy día, todos estamos de acuerdo en que el movimiento del cuerpo es esencial para mantener en correcta funciones el organismo.

La digestión y la circulación son sistemas que deben estar en perfecto funcionamiento para lograr un bienestar físico y mental. En realidad, todos los órganos son importantes. Las células, los órganos y los sistemas tendrían que trabajar en armonía, porque si una partecita falla, se ven afectadas las demás. La anatomía humana es un perfecto laboratorio creado por Dios por eso debemos cuidarlos y valorarlo. Quienes tienen conocimientos sobre puntos claves verdaderamente poseen el poder y la llave para abrir las puertas de la salud perfecta.

PUBLICIDAD

La salud no es solamente ausencia de enfermedades. Se trata de un estado de bienestar físico, mental, emocional e incluso espiritual. La OMS (Organización mundial de la salud) considera que el ser humano es una entidad psico-bio-social. Por lo tanto, hay que mirarlo en esas tres dimensiones; lo mismo que los naturistas, quienes tratan a los pacientes en forma holística, es decir, integral.

Desde hace pocos años, se habla de psiconeuroendocrinología, tres ciencias reunidas en una sola disciplina. Corrientes modernas de la psicología recurren a la neurología y a la endocrinología para estudiar mejor al paciente y conocer su salud.

Resulta fascinante la neurología en cuanto al sistema nervioso central y a todos los descubrimientos de las neurociencias en materia de la mente y el cerebro. Ni qué decir de la importancia de las glándulas de secreción interna que producen hormonas que realmente gobiernan nuestras vidas; es decir, la endocrinología.

Podemos acceder a los últimos avances de las ciencias para lograr una mejor calidad de vida. Conocer los alimentos que convienen a la salud, las frutas, verduras, legumbres y semillas ecológicas, sin químicos ni transgénicos. Hacer deportes, caminatas, meditación transcendental o yoga, vivir en relación con Dios y en armonía con los demás. Llevar a la práctica todos los conocimientos adquiridos.

El cuerpo es el templo del Espíritu Santo y no debemos profanarlo. Algún día, cuando se haya apagado el último final nuestras almas traspasarán las estrellas para reencontrarnos con nuestro creador, que nos hizo cuerpo, mente y espíritu. Mientras tanto, hay que mantener esas tres entidades en óptimas condiciones.

blila.gayoso@hotmail.com

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD