Vacaciones bien vividas

Las vacaciones de invierno quiebran la rutina escolar, proveen descanso para recargarse y retomar con entusiasmo la segunda parte del año lectivo. Por eso es bueno que los padres se mentalicen desde ya y planifique mínimamente qué hacer en estos días, acomodando también sus tiempos.

Este año las vacaciones se inician el 1 de julio y duran hasta el día 12 del mismo mes en los colegios públicos, mientras que los privados tienen libertad para decidir otra fecha.

Tristemente nuestra ciudad nunca fue pensada para niños, no he escuchado que los parques y plazas hayan sido mejorados o se hayan multiplicado, por lo tanto, habrá que recurrir a alguno que aún quede (en la ciudad la mayoría de las plazas –si no está ocupada– está en estado deprimente) para no tener a los pequeños todo el día frente a la computadora o el celular. La idea es justamente que hagan descansar estos aparatos adictivos e inviertan sus días en otros entretenimientos.

La Expo 2019 es una de las opciones de paseo familiar; los padres que lleven a sus hijos, sepan coordinar horarios y momentos en los que haya menos visitantes, y sobre todo pregunten a sus hijos si quieren ir, porque también hay niños que no disfrutan de ambientes repletos de gente y stands. Lo mismo para los docentes que llevan a grupos de niños.

PUBLICIDAD

Las vacaciones tienen igualmente el fin de reforzar lazos familiares, y aunque hoy papá y mamá estén más ocupados que nunca, es esencial nutrir el vínculo. Docenas de juguetes, ropa y championes caros no compensan el abandono o el aburrimiento, pero sí hay simples juegos compartidos que son muy apropiados para la recreación en el hogar, los pequeños quedarán más que satisfechos por el tiempo juntos.

Los tradicionales lotería, naipes o damas, siguen siendo eficaces, como el ahorcado o el tatetí. Además, estos juegos de mesa, de competencia son buenos para sondear los valores de nuestros hijos, si son honestos, si toleran el fracaso, si tiene creatividad para resolver una jugada, etc.

Hay padres que saben muy poco sobre sus hijos, recuerdo un joven que murió en un accidente, y su padre, acongojado, en una entrevista, dijo: “No sabía que mi hijo era el mejor alumno”, de esa manera reveló más que su gran falta de comunicación, su arrepentimiento por ello.

Otra actividad importante es que compartan diversión con sus amigos. En este punto, querer presentarle amistades nuevas (“el hijo de fulano tiene tu edad, conocelo”), puede resultar tan bueno como catastrófico; así que hay que hacerlo con discreción, respetar su temperamento y deseos, sugerir y no ordenarle con quién estar.

Otro punto a considerar es respetar también su tiempo de descanso, lo que no significa que el adolescente no haga nada, también puede arreglar su dormitorio u otra labor en la casa, colaborar en vacaciones educa.

Está bien dejarlos dormir, pero además salir a caminar sin rumbo, a nadar si se puede, ver una película que valga la pena, visitar librerías, elegir un libro de literatura clásica universal, pequeñas y grandes cosas sin gastar mucho dinero hará que los días pasen volando, sean amenos y llenos de sentido. Lo principal a lo que debemos llegar: la conversación amena y profunda.

“Dale a tu hijo una idea constructiva, y lo habrás enriquecido para siempre” (A. Montapert).

lperalta@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD