Citan a intendente de Punta Porá a declarar en favor de narco fronterizo

El intendente de Punta Porá, Flavio Kayatt, y su secretario de Obras, Helio Peluffo Filho, fueron convocados por la justicia brasileña para declarar en defensa de Jorge Rafaat Toumani, un poderoso narcotraficante para la Policía Federal, procesado por el envío desde Paraguay de unos 492 kilos de cocaína en agosto del 2004. Rafaat inclusive llegó a disputar la herencia dejada en la frontera por el "rey de las drogas", Fernandinho Beira Mar.

Jorge Rafaat Toumani, alias "Sadam", de nacionalidad brasileña, debe responder ante la justicia federal de Campo Grande por formación de cuadrilla, tráfico internacional y lavado de dinero junto al también narcotraficante Luiz Carlos da Rocha o "Cabeza Branca", quien se encuentra refugiado en algún punto del departamento del Amambay, según agentes antidrogas.

El intendente de Punta Porá, Flavio Kayatt, y el secretario municipal de Obras, Helio Peluffo Filho, fueron convocados para declarar por la defensa del narcotraficante, señala un despacho de Midiamaxnews, un periódico digital de Mato Grosso do Sul, Brasil. Según informes de inteligencia antinarcótica, Kayatt sería nada menos que compadre de Rafaat, y llamativamente su testimonio fue requerido por la defensa de este, por lo que los federales suponen una hipotética vinculación con el detenido.

Supuestamente, otras 27 personas fueron citadas para entregar su versión a un juzgado que investiga una operación que intentó introducir 492 kilos de cocaína al mercado brasileño y que fue abortada por agentes federales al interceptar el enorme cargamento el 22 de agosto del 2004 en Sao José do Río Preto.

Según la información de Midiamaxnews, la justicia federal no ha marcado el día en que Flavio Kayatt deberá ser interrogado, teniendo en cuenta que como intendente podría ser indagado en su propio gabinete.

Jorge Rafaat, recluido en una prisión de Campo Grande, es para los federales una de las piezas clave en el tráfico de drogas desde la frontera amambaiense hacia el Brasil.

El narco tenía en Pedro Juan Caballero una empresa dedicada a la comercialización de neumáticos. Un grupo de sicarios había atacado con ametralladoras las instalaciones de la firma en mayo del 2001, lo que desató una amplia investigación de las fuerzas antidrogas con respecto a las reales actividades de Rafaat en la frontera.

Los datos obtenidos entonces revelaron que Rafaat tenía aspiraciones de "heredar" el esquema instaurado por el "rey de las drogas" Fernandinho Beira Mar, a partir de los contactos que logró establecer con referentes del cártel colombiano de la cocaína.
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD