Investigan a un libanés por terrorismo en triple frontera

Un libanés naturalizado brasileño, Bilal Mohsen Wehbe, residente en Foz de Yguazú, Brasil, es investigado por el Gobierno de los EE.UU. como  representante y jefe del grupo Hizbollah, en América del Sur, según publicaciones de varios medios  de los estados de Santa Catarina y Paraná.

CIUDAD DEL ESTE (De nuestra redacción regional). Atendiendo a la información reproducida por el diario digital de Foz, Sopabrasiguai, el periódico "Diario Catarinense" dice que el mencionado libanés-brasileño es tildado de "terrorista" por el Gobierno de EE.UU., y que se le prohibió utilizar el sistema financiero debido a su supuesta conexión con grupos extremistas árabes.

Las publicaciones destacan  que las revelaciones hechas por "WikiLeaks" sobre documentos secretos de EE.UU.  existe una insatisfacción de parte de Washington con la postura del Gobierno brasileño en relación a las acusaciones de la existencia de terroristas, especialmente en la región de las Tres Fronteras, junto al Paraguay y la Argentina.

El Brasil niega la existencia de estos grupos extremistas.

Los documentos "WikiLeaks" delatan  que en el 2007, la Policía Federal del Brasil detuvo en el estado de Santa Catarina a un libanés como potencial terrorista, pero fue solamente investigado por tenencia de dinero no declarado al ingresar al territorio brasileño.

El informe confidencial del Gobierno estadounidense dice que "la Policía brasileña monitorea activamente la presencia de varios supuestos extremistas sunitas con posibles lazos con grupos terroristas fuera del Brasil, quienes son capaces de realizar apoyo logístico financiando las actividades de los mismos y ofreciendo escondites para quienes puedan realizar ataques terroristas", expresa la publicación de Sopabrasiguai.

Para el Gobierno de EE.UU. la Policía Federal sabe sobre la presencia de los financistas de grupos terroristas en la zona de las Tres Fronteras. Cada vez que los arrestan, los acusan por crímenes contra el sistema financiero brasileño, tráfico de drogas, falsificación u otros delitos, pero no por "terrorismo" para evitar llamar la atención de la opinión pública internacional. Así dice un memorando supuestamente enviado por la Embajada estadounidense en Brasilia a Washington, en el año 2007.
PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD