Camarista se inhibe y se dilata causa de ZI

El Tribunal de Apelación que debe resolver el pedido de reapertura de la investigación por enriquecimiento ilícito del senador colorado Javier Zacarías Irún (Honor Colorado) se desintegró con la inhibición de un camarista. Con esto se dilata la solicitud del Ministerio Público.

El senador Javier Zacarías Irún y su esposa Sandra McLeod, imputados por el Ministerio Público, siguen burlándose de la justicia ya que no dejan que se indague su fortuna.
El senador Javier Zacarías Irún y su esposa, Sandra McLeod, imputados por el Ministerio Público, siguen burlándose de la justicia ya que no dejan que se indague su fortuna.Archivo, ABC Color

La causa también alcanza a Sandra McLeod de Zacarías, exintendenta de Ciudad del Este, al hermano del legislador, el diputado Justo Zacarías Irún, y a todo su entorno familiar y de amistades, denunciados todos en la misma causa 4/2018.

El camarista de Ciudad del Este, Aniceto Amarilla, decidió inhibirse de entender la apelación de la Fiscalía, que insiste en reabrir la causa contra el legislador.

Amarilla, en 2012, fue precandidato a diputado por el equipo político liderado por el senador Zacarías Irún. En 2014 fue nombrado cónsul de Foz de Yguazú por el presidente de la República Horacio Cartes, bajo el padrinazgo de Zacarías. En 2015 fue designado miembro de un Tribunal de Caazapá, pero fue trasladado a Ciudad del Este. Su vinculación con el clan es más que evidente.

PUBLICIDAD

Los que sí aceptaron, de momento, entender son sus colegas Isidro González y Miriam Meza. Ahora se debe buscar la integración de la sala. Sin embargo, los tres paralizan dos procesos penales más contra miembros del clan Zacarías, por lesión de confianza.

En una ciudad donde la justicia es todavía manejada por el clan ZI, es casi un hecho que se busca seguir beneficiando al parlamentario. Hace poco, el matrimonio integrado por Javier Zacarías y Sandra McLeod (también imputada), dio muestras de su poder al encontrar un juez “a medida” para mantener vetado al Ministerio Público del análisis de la fortuna de la pareja, cuyo ostentoso nivel de vida quedó expuesto en varias ocasiones con viajes de lujos, fiestas fastuosas, compra de avión privado y de departamentos en la paradisiaca ciudad veraniega Itapema (Brasil).

El juez penal de la Niñez y Adolescencia, Marino Méndez, fue el encargado de poner el freno a las fiscalas Josefina Aghemo y Claudelina Corvalán.

El magistrado está suspendido en sus funciones ya que se encontraron vínculos con miembros del clan Zacarías Irún.

El Ministerio Público apeló el 22 de junio pasado el rechazo de la reapertura de la causa de enriquecimiento ilícito. Insiste que el juez Marino Méndez tuvo ánimo de favorecer a Zacarías Irún al utilizar como excusa que no era funcionario público en el periodo indagado. Sin embargo, el propio abogado defensor, Ricardo Preda, admitió que su cliente sí trabajó en el sector público como asesor “ad honorem” de la Municipalidad de Ciudad del Este.

Fortuna de G. 30.000 millones

Según la investigación fiscal, mientras fungía como “asesor ad honorem” en la Municipalidad esteña, el senador Javier Zacarías Irún y su esposa Sandra McLeod, exintendenta de Ciudad del Este, amasaron una fortuna de casi G. 30.000 millones. Incluso se descubrió que Zacarías poseía lujosos apartamentos ocultos en Itapema (Brasil), por lo que fue imputado por esconder bienes a la Contraloría General. El caso nunca corrió mediante ayuda de jueces.

Paralelamente, el legislador dilata ir a prisión en otra causa donde está imputado como instigador de lesión de confianza de su esposa y en la que alertaba de allanamientos fiscales y obstruía a la investigación.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD