El Presidente sabía todo sobre Acuerdo secreto

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, recibió presiones del Brasil para hacer firmar el acta secreta del 24 de mayo y el contrato reglamentario. Abdo Benítez no solo fue puesto al tanto de la gravedad del acuerdo secreto, sino que además pidió que se mantuviera en sigilo, que no se dijera nada, y siguió insistiendo para que el titular de la ANDE firmara el contrato; llegó a escribir que la ANDE no era lo único importante para el Paraguay.

CHAT
CHAT

Nuestro diario ha accedido a comunicaciones reveladoras que permiten entender las alternativas que rodearon la firma del acuerdo bilateral con la República Federativa del Brasil. El contenido refleja las presiones y amenazas de los brasileños, pero también las reacciones de autoridades y funcionarios paraguayos del poder Ejecutivo, de Itaipú lado paraguayo y de la ANDE. Por ello, hemos optado por publicar estos detalles que han llegado a nuestras manos –no están todos y probablemente solo reflejen una parte del proceso– para que la ciudadanía conozca en qué entorno fue firmado el documento. El acuerdo se firmó en secreto el pasado 24 de mayo en Brasilia y refleja el escenario que viene sobre el Paraguay con miras a la renegociación de Itaipú en el año 2023.

El 5 de marzo de este año el presidente Mario Abdo Benítez apuraba al titular de la ANDE para resolver las cosas con Eletrobras e Itaipú. “PEDRO, apura solución ANDE Electrobras. Está todo parado. Tenemos que mover la economía, Itaipú es una herramienta. No se puede ganar en todo en una negociación”. Ferreira contestaba que haría lo posible porque todo lo que planteaban los brasileños implicaba subas tarifarias con impactos de hasta 400 millones de dólares.

PUBLICIDAD

El martes 12 de marzo viajó al Brasil una delegación encabezada por el Presidente. Anunciaron que era por la renegociación del Anexo C del Tratado de Itaipú junto con Bolsonaro. Un día antes de esta fecha, el 11 de marzo, el Presidente escribió a Ferreira: “Ojalá no nos peleemos entre nosotros en Brasilia. Ya sería el colmo. La gente observa y critica. Si hay diferencias no pueden ser en público”.

En esa misma fecha también viajó al Brasil el ministro de Hacienda, Benigno López, quien el 12 de marzo dijo a la prensa brasileña que el acuerdo debía ser “justo y rápido” entre las partes. López participó de una lujosa cena preparada en San Pablo por el abogado y empresario Nelson Wiliams.

“Al negociar se sacrifican posiciones”

PUBLICIDAD

El 20 de abril ABC Color publicó una nota que decía que Brasil quería desconocer beneficios otorgados en negociaciones al Paraguay. Y Abdo Benítez se lo reclamó a Ferreira a las 7:29 de esa misma mañana en duros términos. “Me preocupa. Esto afecta al nuestro gobierno. Y mucho. Aca nadie va a ganar si se debilita el gobierno. Y si llegamos a un punto que la negociación sea bajo aparente presión. Hay que resolver lo antes posible”.

Ferreira contestó: “Pondremos todo el empeño” y Abdo responde: “Gracias Pedro, los de HC estarán felices con esto y Frente Guazu esperando que comience el año parlamentario para agradar a ABC con la misma bandera. Pero bueno. Esta en buenas manos”. Siguió escribiendo: “Acá tenemos que negociar. Y al negociar se sacrifican posiciones hasta algunas veces principios pero es la responsabilidad que tenemos hoy. No creas que yo hago todo lo que quiero. Todos los días tengo que digerir tragos amargos pero hoy el país está en nuestras manos y creo que está en las mejores manos. Fuerza!”

“Mantener en silencio y no polemizar”

El 23 de mayo, un día antes de la firma del Acuerdo secreto en Brasilia, Pedro Ferreira envió en horas de la tarde la propuesta de la ANDE para que negociara Hugo Saguier Caballero (entre esta fecha y hasta el 8 de junio no aparecen comunicaciones, y si las hubo, no tuvimos acceso).

El 8 de junio Ferreira advierte al Presidente que estaba muy preocupado por lo firmado con Brasil. Que se había dicho que acordaron 12% pero que se encontraron con 18%, lo cual significaría unos 341 millones de dólares de sobrecosto.

Entre el 8 y el 11 de junio mantienen varias conversaciones, entre ellas, una por los privilegios que había solicitado la hermana del vicepresidente de la República, Hugo Velázquez. Carmen Estela Velázquez escribió en sus redes sociales por aquella época: “Basta!... me cansé!”. Según Ferreira, estaba enojada porque le habían dado viáticos por valor de 630 dólares en lugar de los 841 dólares que pidió y que luego habría solicitado inclusive otros 6.000 dólares para viajar a España.

El 11 de junio se firmó el Acta de Cecoi (Criterios de Contabilización de los Suministros Eléctricos de la Itaipú), en Ciudad del Este, y Ferreira avisa al Presidente Abdo Benítez con una foto. Este le recomienda: “Hay que mantener en silencio y no polemizar”. Las conversaciones siguieron los días siguientes. Se lee el intento de Ferreira por explicar la postura paraguaya, rehusándose a firmar y pactar con los negociadores brasileños que seguían viniendo vía Itaipú, lado paraguayo.

Malestar del Gobierno brasileño

El 20 de junio, Abdo Benítez reenvía a Ferreira un mensaje cuyo emisor original tuvo que ser Hugo Saguier Caballero, el único paraguayo que podía ser convocado oficialmente por Itamaraty. ¿A quién le envió Saguier el mensaje? A José Alberto Alderete, quien rápidamente envió al Presidente de la República.

El texto decía: “Estimado jose alberro (sic, por alberto). Me permito escribirte porque estoy sumamente preocupado. Ayer al mediodía fui convocado para las 15 Hs a una reunión en Itamaraty. No soy adivino pero supuse que el tema era Itaipu. El secretario general Octavio fue llamado a planalto por el mismo tema y excusándose me pidió reunirme con la Emb Eugenia directora general de america. En efecto el tema era Itaipu y me entregó un “aide-memoire” que expresa el “malestar del gobierno brasileño” no la cancillería. Le gobierno (sic). Por la actitud de ande de no cumplir con los compromisos asumidos en el acta del 24 de mayo. El tenor del mismo y realmente grave. Posteriormente envío un papel elaborado por la Itaipu Brasil titulado “Reflejos de la falta de reglamentación del acta Bilateral que cuantifica los perjuicios. Esto es muy grave. Como es mi obligación informe de ello inmediatamente al canciller mi jefe inmediato y la gravedad de la situación me preocupa profundamente. Como sabes yo no puedo romper la línea de mando pero no podía dejar de comentar contigo porque esto afectará no solo Itaipu sino toda nuestra relación”.

Y entonces el Presidente reclama a Ferreira: “Es lamentable. Todo el mundo lo mejor de cada equipo. Yo quiero una solución a esto”.

Y el extitular de ANDE contesta: “También nosotros. Como señalé el día que leímos el documento, hay puntos que se prestan para una interpretación que necesariamente lleva a un incremento tarifario”.

El 23 de junio ocurre una conversación que demostraría que Abdo Benítez estaba al tanto de la negociación con el grupo Leros, la empresa brasileña que está en el ojo de la tormenta por haber sido, presuntamente, apadrinada por el vicepresidente Hugo Velázquez y su abogado, Joselo Rodríguez. Ferreira dice al Presidente Abdo Benítez que debía recibir a dos grupos brasileños que debían venir desde Brasil a comprar energía paraguaya y escribe (sic): “el que hablamos con el Vicepresidente y otro que está en conocimiento Ullón”. Esto indicaría que lo conversado sobre la empresa brasileña con Hugo Velázquez, ¿fue en presencia del Presidente de la República?

Reclamos subidos de tono

El jueves 4 de julio Pedro Ferreira a las 13:17 va más lejos en sus reclamos. “No me gusta como algunos quieren que ANDE asuma lo que otros firmaron, sin siquiera participar. Cuando quiera le explico”. A las 14:08 el Presidente de la República le contesta: “Tenemos que pasar esta crisis y que Itaipu financie lo que ANDE necesite. Hay que pasar esto. Y después vemos. Hacelo con sabiduría. Estamos en momento difíciles. Brasil congeló relaciones con nosotros por no cumplir lo que firmamos. Tenemos en marcha la construcción de las dos líneas. Hay mucho por hacer”. El Presidente insistía con que había que destrabar la situación. “Necesitamos una salida. Todos tenemos que colaborar. No nos podemos quedar así”. Ferreira insistía en que el aumento no era del 12% sino del 18%, el Presidente le escribió: “Pedro, tenemos que solucionar”.

Ferreira reclamaba que quién daría la cara ante la ciudadanía y Abdo Benítez decía: “Te pido, y vemos como cubrimos. Y reabrimos el debate cuando sea necesario”. Ferreira volvía a decir: “Pero si cerramos en un 18% nos van a quemar” y Abdo Benítez contestaba: “Este año no hay nada (N. de la R., ninguna suba). Ferreira vuelve a insistir con que nadie iba a mirar solo este año y Abdo contestó: “Si manejamos nosotros y vemos alternativas vamos a tener fuerza”.

“Cuando esto reviente”

Pedro Ferreira va más lejos en sus reclamos. “Le quisiera mostrar los números y nuestro análisis. La prueba de que es claramente inconveniente el acuerdo es que quieren que lo mantengamos secreto. Por qué los que firmaron y vieron el acta no salen a defenderlo públicamente? Cuando esto reviente Ud., el canciller y yo tendremos que sacar la cara. Nadie más va explicar”.

El Presidente vuelve a insistir. “No es definitivo Pedro. Hay muchas cosas por delante. Nosotros también vamos a tener herramientas más adelante que hoy no tenemos. Que estamos empezando a trabajar si llegamos sin opciones. Nos sentamos a hablar cuando nos perjudique”.

Ferreira sigue reclamando que no se iban a poder quedar callados, que no podrían explicar el alza de precios. El Presidente Abdo Benítez le espeta: “Nuestra relación con Brasil no es solo ANDE”. Y Ferreira responde: “El tema Itaipú es demasiado sensible en nuestro país, fallamos Y FALLAMOS” dice Ferreira. Contesta el Presidente: “Si pero el negociador es el canciller, asi funciona la republica, con el apoyo de todos no poniendo piedras”, dice Abdo.

“Negocie mi cabeza”

El viernes 5 de julio, a las 3:55 de la madrugada, el presidente escribe a Ferreira. “Paraguay no puede tener dos posiciones frente a los Brasileños. Ya le pedí a Luis (Castiglioni) lo que me pediste. Y accedió a enviar una instrucción por escrito sobre la aprobación del acta y la instrucción a la Ande. Espero todo salga bien y se cumpla o sino el Canciller no va a tener autoridad para nada con Brasil. Es muy claro”.

A las 6:57 de ese día Ferreira va más lejos que en todos los días anteriores, y escribe: “Presidente, si de algo te sirve, negocia mi cabeza no a la Ande. Yo entenderé y hasta apoyaré esa postura”. Y agrega: “Sé lo difícil del cargo Presidente, pero yo no puedo firmar algo contrario a mi país, no conscientemente, y encima algo que creo que le va a perjudicar muchísimo a Ud”.

Hasta aquí los documentos filtrados a nuestro diario; ignoramos si posterior a este día hubo o no más conversaciones. Pedro Ferreira renunció a su cargo el 24 de julio.

No quiso hablar

Nuestro diario contactó una vez más por interpósita persona con el ingeniero Pedro Ferreira, extitular de la ANDE. El ingeniero volvió a negarse a hablar con nuestro diario tal cual como se ha negado en repetidas oportunidades. En sus redes sociales, el expresidente de la ANDE escribió: “Desde que renuncié no pensé hablar con ningún medio, de hecho no lo hice por ninguna radio ni medio salvo cuando salí de alguna conferencia. Fui a Dende el día jueves 25 porque es un ambiente de estudio de casos a efecto educativo y nadie sabía que iría. Fui a La Lupa porque necesitaba una vez mostrar gráficos y documentos. La invitación al Parlamento me pareció imprescindible y todos los medios estuvieron ahi por 4hs para saber la verdad. Todo lo que podía aportar lo hice por 10hs a la fiscalía”. Ferreira ayer también se quejó en su Facebook de que se estaban filtrando whatsapps que había entregado a la Fiscalía.

mabel@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD