A cinco años de un mortal ataque a la libertad de prensa

Hoy se cumplen 5 años de un atentado contra la libre expresión que enlutó a la prensa nacional. El corresponsal de ABC Color en Curuguaty, Pablo Medina, fue asesinado por poner al descubierto la narcopolítica.

Pablo Medina, en una fotografía que retrata su tesonera labor periodística.
Pablo Medina, en una fotografía que retrata su tesonera labor periodística.

El 16 de octubre de 2014 a las 14: 32 fue asesinado en la colonia Itanaramí, Villa Ygatimí, departamento de Canindeyú. Regresaba de una cobertura en la localidad de Crescencio González, donde hizo notas sobre un ataque de plagas a cultivos de campesinos.

Una falsa barrera que realizaban dos personas vestidas con ropa de camuflaje lo obligó a detener la marcha de su camioneta.

Allí mataron a balazos al hombre de prensa y a la joven Antonia Almada, quien lo acompañaba circunstancialmente.

PUBLICIDAD

La noticia conmovió a la ciudadanía. Rápidamente la Policía y la Fiscalía determinaron los responsables.

En primera línea aparecía Vilmar Acosta Marques, alias Neneco, en ese momento intendente de Ype Hu, en calidad de autor moral.

Como los autores materiales fueron identificados Wilson Acosta Marques y Flavio Acosta Riveros, hermano y sobrino de Neneco, respectivamente.

PUBLICIDAD

Vilmar Acosta Marques fue detenido el 4 de marzo de 2015 en el municipio de Caarapó, Mato Grosso do Sul, Brasil, y extraditado a Paraguay el 16 de noviembre de 2016. Al año siguiente fue condenado a 29 años de cárcel, más otros 10 como medida de seguridad.

La sentencia fue confirmada por la Cámara de Apelaciones y el caso está en la Corte Suprema, ya que la defensa presentó un recurso de casación.

Flavio Acosta Riveros fue detenido el 9 de enero de 2018 en Pato Branco, Brasil.

Su nacionalidad brasileña impidió su extradición, pero no así la apertura de un proceso penal por el homicidio de Pablo y Antonia ante los tribunales de Curitiba. Se encuentra detenido en Foz de Yguazú.

Wilson Acosta Marques sigue prófugo y poco se sabe de él.

La fiscala general Sandra Quiñónez, quien junto al fiscal Vicente Rodríguez sostuvieron la acusación, calificó la sentencia de culpabilidad de Neneco Acosta como “una condena a la narcopolítica”.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD