Embajador de la OEA termina misión y destaca democracia

El ministro de Relaciones Exteriores, Antonio Rivas Palacios, impuso este miércoles último la condecoración de la Orden Nacional del Mérito en el Grado de Gran Cruz al embajador Diego Paz Bustamante (colombiano), representante permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA), por el término de su misión en el Paraguay, tras nueve años de servicio en el país.

Diego Paz Bustamante, embajador de la OEA, culminó su misión en Paraguay tras nueve años de gestión diplomática.
Diego Paz Bustamante, embajador de la OEA, culminó su misión en Paraguay tras nueve años de gestión diplomática.Archivo, ABC Color

La honra es conferida por el Gobierno paraguayo a personalidades merecedoras de la gratitud nacional por extraordinarios y excepcionales servicios prestados.

Rivas Palacios destacó la gestión que cumplió como representante de la OEA y el compromiso que mostró con el fortalecimiento de la democracia y de las instituciones de nuestro país.

El ministro de RR.EE. hizo alusión a la larga trayectoria de Paz Bustamante en la OEA, donde su trabajo se estaca en favor de la democracia, el desarrollo inclusivo, los derechos humanos y las libertades fundamentales en el hemisferio.

Recordó la participación diplomático colombiano y el liderazgo en innumerables misiones de Observación Electoral, en diversos países de la región, incluyendo una en el Paraguay en el año 2000.

El canciller le deseó éxitos en sus próximas funciones en Guatemala. Por su parte, Paz Bustamante agradeció la distinción. Manifestó que “estos nueve años fueron de mucho aprendizaje y crecimiento en su vida personal y profesional”.

Igualmente, el diplomático colombiano destacó el gran protagonismo del Paraguay en los últimos años en la lucha por la democracia, el respeto por los derechos humanos, la libertad de expresión y las libertades individuales en la región. Es recordada la gestión de Paz Bustamante en la crisis política en junio del 2012 con la destitución del expresidente Fernando Lugo, en juicio político en el Congreso.

Ese año visitó el entonces secretario general de la OEA, José Miguel Insulza (chileno), para conversar con los líderes políticos. Posteriormente, los países miembros rechazaron por mayoría una sanción al país.