Arman una trampa para chantajear al Paraguay

Se confirmó ayer en la reunión Lugo-Lula, en Ponta Porã, que el Brasil plantea usar el fondo de convergencia estructural del Mercosur para la construcción de la línea de 500 kv.

El Gobierno brasileño ratificó oficialmente ayer que no podrá financiar la construcción de la línea de transmisión y planteó al Paraguay recurrir a los fondos estructurales del Mercosur para conseguir los 400 millones de dólares que se necesita. Según versiones, los presidentes accederían al planteamiento, a cambio de que Paraguay preste su acuerdo para el ingreso de Venezuela al Mercosur; una jugada de ajedrez para presionar al Parlamento nacional, para que acepte al bolivariano Hugo Chávez como miembro pleno del bloque.

 

El presidente Lula da Silva, apelando a su acostumbrada retórica, buscó de nuevo ayer tratar de convencer sobre la existencia de "avances significativos" sobre los compromisos que  asumió el 25 de julio ante su par paraguayo, Fernando Lugo, sobre los reclamos en la Itaipú.

El tema del financiamiento de la línea de 500 kv sigue en un laberinto. La decisión del Congreso brasileño sobre la obra es incierta, y ahora se apunta a los recursos del Focem, mediante un aumento de la cuota brasileña al fondo. Los otros temas siguen supeditados al Parlamento del vecino país, donde, por el momento político, se hace muy difícil pronosticar resultados.    
   
El mandatario brasileño, en su discurso final, pronunciado luego del encuentro presidencial celebrado en esta frontera, fue cauto al expedirse y profundizar sobre las reivindicaciones paraguayas. Se limitó a recordar las líneas necesarias para la transmisión de energía en este margen y anunció que se dispondrá de recursos del BNDES para la red entre Saltos y Guaíra y Ciudad del Este, pero no dio detalles.   


Ya al responder a las preguntas de los periodistas, Lula expuso que se debería considerar que la definición de los acuerdos no es "tan sencillo" y que, en el caso de los reclamos locales en la binacional, dependían ya de la definición parlamentaria, con lo que sacó a relucir su condición autónoma.    

 

Buscarán negociar en Buenos Aires


Requerido sobre el prometido financiamiento de la línea de 500 kv, solo atinó a declarar que el anuncio final provendría de los directivos de la Itaipú, Jorge Samek y Gustavo Codas, quienes al momento de referirse a la cuestión sobre la cual se indicó que se centrarían las deliberaciones, manifestaron que "ya están disponibles" esos recursos de los Fondos Estructurales del Mercosur, con la posterior aclaración de que hoy, en oportunidad de la reunión de mandatarios del Unasur, en Buenos Aires, se confirmaría esa operación tras consultas con los otros representantes del bloque regional.    


La idea que se viene madurando ahora es que Brasil aumente su contribución al Fondo de Convergencia, a condición de que esa regalía sea empleada en la ejecución del anunciado emprendimiento, lo que podría constituirse como una "tabla de salvación" y de escape dentro del paquete de propuestas que ya lleva nueve meses desde que se viene negociando, sin resultados.    

 

Codas sostuvo que no existen motivos para que los miembros del Mercosur se opongan a la iniciativa. "Los recursos vendrán del Brasil, no serán sustraídos de los otros países, y se encuentra dentro de la naturaleza de los fondos, que es, justamente, destinarlos para obras estructurales que busquen compensar y paliar las asimetrías que existen actualmente entre los países", refirió el ejecutivo de la Itaipú.   

Sin embargo, en otro momento, Codas aclaró que esta idea aún deberá ser transmitida a los demás miembros del bloque regional. "Mañana (por hoy) habrá una reunión del Unasur, donde estarán los presidentes del Mercosur, y allí se va a consolidar esta propuesta", agregó. "Será mediante aportes extraordinarios, una modalidad introducida en la reunión de Costa do Sauipe, en diciembre de 2008, sobre las contribuciones regulares obligatorias que los cuatro países tienen. No va a ser la primera experiencia en el Focem", dijo.   

En otro momento, Codas dijo que el acuerdo del 25 de julio permitió anticipar las obras, gracias a que las primeras fueron asumidas por la Itaipú. "La entidad adelantó recursos que están siendo utilizados, para que el proyecto de la línea esté listo para agosto de este año.

Los trabajos de sondeo de los lugares donde serán colocadas las torres ya se han iniciado; que el trabajo de terraplenado de Villa Hayes deba comenzar en julio de este año y que la licitación del conjunto de las demás obras que hay que realizar, el tendido de las líneas, la construcción de la subestación, la licitación se haga en setiembre próximo", subrayó el director paraguayo de la Itaipú. "Lo que hay que concluir es que lo que permite hacer en tiempo y forma la obra es el acuerdo del 25 de julio. Contrariamente a percepciones pesimistas, escépticas de que el emprendimiento se está atrasando, que se estaba comprometiendo la seguridad energética del país. Fue, en cambio, todo lo contrario", sentenció.   

 

Codas: "Vamos a venir con los 400 millones de dólares"


"No tiene por qué existir rechazo a la propuesta", enfatizó luego Codas, anticipándose a los resultados del planteamiento que se hará al mandatario uruguayo y al argentino, previsto para hoy, en Buenos Aires. "Vamos a venir con los 400 millones de dólares", aseguró.

Germán Fatecha, de la estatal de electricidad ANDE, concluyó  que "fue importante que se hayan respetado todos los plazos previstos", mostrándose confiado en que se obtendrá el dinero para las anunciadas líneas. El técnico volvió a recalcar que la comercialización del excedente energético paraguayo, en la otra margen, debería ser relegada todavía a un segundo plano, para priorizar el abastecimiento local.

 

Fondo estructural

 

La creación del Fondo de Convergencia Estructural del Mercosur (FOCEM) responde a la necesidad de garantizar a las economías menores y regiones menos desarrolladas una inserción plena en el contexto de una profundización de integración del bloque, de acuerdo a los estatutos del bloque. Está basado en un mecanismo de transferencia directa de recursos financieros desde las economías mayores (Argentina y Brasil) hacia las economías menores (Paraguay y Uruguay). El monto total anual del aporte de los Estados Partes al FOCEM es de cien millones de dólares y se integra teniendo en cuenta la media histórica del PBI del Mercosur. Este año ya están comprometidos un total de 22 millones de dólares, según la página web.