Bóbeda y Ovelar se desafían y casi llegan a los golpes en sala del Senado

Los senadores José Manuel Bóbeda (Unace) y Silvio Ovelar (ANR) estuvieron ayer a punto a tomarse a golpes en la sala de sesiones. El motivo fue la dis cusión sobre la legalidad de la sesión.

El senador Bóbeda inte rrumpió a gritos al senador Juan Carlos Galaverna, quien estaba fundamentando la supuesta ilegalidad de la sesión.

El legislador oviedista le señalaba a Calé que estaba mintiendo. Ovelar intervino entonces para decirle: “Ehe jána to ñe’e” (dejale que hable). Bóbeda le respondió entonces: “Pe’êpio pende ta vyraipáma, peimo’ã pe’ênde la pemandáva” (ustedes es tán todos locos, creen que son los únicos que man dan).

Esto hizo que Ovelar se levantara de su banca y fuese decididamente y con gesto desafiante hasta el lugar de Bóbeda, exigiéndole que se callara. Bóbeda siguió gri tando, señalando que los co lorados no eran los que man daban en esa sala.

Ambos comenzaron a de safiarse para ir fuera del re cinto a dirimir sus diferen cias “como hombres”.

Cuando parecía inminente que se tomaran a golpes, intervinieron algunos sena dores, como Jorge Oviedo Matto y Julio César Fanego. Este último intentó calmar a “Beto” Ovelar, llevándolo nuevamente hasta su banca. El duelo se prolongó ver balmente, a pesar de los re petidos pedidos del presi dente del Senado Enrique González Quintana, dirigi dos especialmente a su co lega oviedista.

Bóbeda dijo luego que el episodio no pasó de un “la drido de perros”. Señaló que él esperaba que Ovelar lo agrediera y apuntó que, de haberlo hecho, hubiese reac cionado. Sin embargo, dijo también que estaba avergon zado por lo ocurrido porque el pueblo paraguayo “no me rece este tipo de estupide ces” en la Cámara de Se nadores. Acusó a los co lorados de no aceptar nin guna idea diferente y de por tarse en forma soberbia y prepotente todo el tiempo.

Ovelar dijo fue Bóbeda quien había empezado el in cidente y que él le pidió que dejase hablar a Galaverna. Indicó que no es la primera vez que Bóbeda procura ha cerle perder el hilo de sus discursos a algún senador colorado. En cambio, señaló que cuando el senador ovie dista hace intervenciones “no muy lúcidas” le suelen escuchar con mucho respe to.

Dijo que Bóbeda lo trató de “tavyrai” y que eso le hizo “subir la bilirrubina”, pero que el caso no pasó a ma yores. Lamentó también lo ocurrido.

En tanto, González Quin tana minimizó el incidente, señalando que se trataba de cuestiones que ocurren en el quehacer político.
PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD