Clan familiar de Defensa Pública les cuesta millones a los contribuyentes

En lo que va del 2018 el Estado paraguayo gastó más de G. 1.000 millones para mantener a los familiares de la defensora general interina, Selva Antonia Morel, que ocupan cargos bien remunerados en la institución a su cargo. Mientras sus funcionarios pasan penurias y en ocasiones no cuentan siquiera con combustible para cumplir con sus funciones, en un solo mes ella percibió más de G. 100 millones de remuneración.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/HGVJNMMF6NCELBXVSTPNGGL7HU.jpg

G. 1.157 millones le costó la familia de Selva Antonia Morel, defensora general interina, al Estado paraguayo entre enero y noviembre de este año.

La titular del Ministerio de la Defensa Pública tiene muy bien ubicado a su círculo familiar dentro de la institución que maneja desde hace casi dos años. Mientras tanto, algunos defensores públicos en algunos casos cobran sueldos inferiores a los de secretarios administrativos.

G. 113 millones en un mes

PUBLICIDAD

De acuerdo a documentos del Ministerio de Hacienda a los que tuvo acceso ABC Color y a los que publicó el propio Ministerio de la Defensa Pública, Selva Morel percibió entre enero y noviembre de este año un total de. G. 588 millones en remuneraciones.

Registros de Hacienda revelan que solo en junio pasado Morel recibió una remuneración total de G. 113.918.761. La friolera fue producto de un sueldo básico de G. 15.271.500 al que se le sumaron gastos de representación, viáticos, subsidio para la salud y varios ítems más que aparecen como “Otros Gastos Personales”.

Remuneraciones de este nivel suelen verse únicamente en las binacionales, donde los directores y consejeros pueden llegar a cobrar montos siderales.

Básicamente, en un mes, Morel percibió casi tres veces el salario de un senador o de un diputado de la nación.

Ambiente familiar

A los millonarios montos que ella recibe a título personal hay que agregarle además lo que perciben sus hijos y sus sobrinos en la institución.

Su hijo, Francisco Acevedo Morel, le costó al Estado paraguayo un total de G. 196.619.558 hasta noviembre, de acuerdo con datos del Ministerio de Hacienda. Acevedo Morel era en 2012 asistente de defensoría; cuando su madre llegó al cargo de defensora general interina consiguió pasar al cargo de defensor.

La nuera de Selva Morel, Tania Noemí Argüello Torres, también es funcionaria de Defensa Pública desde el 2010. Entre enero y noviembre de este año percibió un total de G. 95.430.317 en remuneraciones. La esposa de Francisco Acevedo, en el 2016, de asistente jurisdiccional pasó a ser asistente de defensoría.

La suerte de la abogada aumentó cuando la suegra llegó a la defensoría general y con ella aparecieron los aumentos para Tania Noemí.

Lady Adriana Sánchez Amarilla, otra nuera de Selva Morel, también es funcionaria del MDP. Ella es pareja del hijo de la ministra, el militar de la Armada Guillermo Acevedo Morel. Comenzó como dactilógrafa en la Defensoría de Santaní, en el 2016. En lo que va de este año recibió un total de G. 68.256.145

Para los sobrinos

Rubén Darío López Morel es sobrino de Selva Morel y trabaja en Defensa Pública como auxiliar administrativo desde 2013. También experimentó un interesante aumento en sus remuneraciones desde que tía Selva escaló posiciones en la institución. Este año ya le costó al Estado un total de G. 47.619.759, al menos hasta octubre.

La hermana de Rubén Darío, Mirtha Karina López Morel, empezó como dactilógrafa en la institución y ahora ocupa el cargo de técnica administrativa, al que llegó ya con tía Selva como responsable máxima de la institución. En lo que va del año recibió de la institución un total de G. 42.884.185.

Una sobrina de Selva Morel, María de Lourdes Malbertti de Achucarro, también fue beneficiada con aumentos y este año recibió del Estado un total de G. 67.789.050.

La lista de familiares la completa otra sobrina de la defensora general interina, Laura Andrea Barrios Paredes, quien recibió un total de G. 50.178.459 hasta octubre.

Todo este bienestar de la familia de Selva Morel genera malestar en la institución, pues mientras ellos la pasan muy bien, otros funcionarios sufren las de Caín para tratar de cumplir con sus funciones.

juan.lezcano@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD