Denuncia contra barras bravas olimpistas

Simeón Vázquez Bogado, candidato nicanorista a la reelección en la titularidad de la seccional 23, denunció que Julio Silva, de la lista 8, ganó las elecciones en esta base colorada mediante el voto de unos 500 miembros de las barras bravas del club Olimpia, dirigidas por Adolfo Trotte. El denunciante dijo que esto fue un fraude y que está recurriendo a la Justicia Electoral para reparar una estafa a la voluntad popular.

Vázquez Bogado explicó que desde un principio pidieron la depuración del padrón colorado porque comprobaron, mediante certificados de vida y residencia y testimonios de vecinos, que unas 500 personas que figuraban en el padrón no vivían en la jurisdicción de la seccional 23.

En el día de las elecciones corroboraron, según su versión, que las personas pertenecían a diferentes barras bravas del Olimpia, que con sus respectivos jefes, al mando de Trotte, coparon la seccional 23 y le hicieron ganar a Silva por una diferencia apretada de 110 votos. Destacó que en una de las esquinas del Estadio Defensores del Chaco se reunían y de allí "como manada de cabras iban a votar".

El seccionalero puntualizó que, a base de una investigación exhaustiva, lograron descubrir que las personas que votaron figuran casualmente en las barras bravas olimpistas de Kambala, ubicada en Mundo Aparte; de Ñemby, con su jefe Gallo; barrio Loma, con su jefe Riki; Pandilla de Villa Elisa, entre otros.

Ayer contactamos con Trotte, que fue elegido miembro número uno de la seccional 23 por la lista de Silva, para tener su versión, pero él sin responder nada nos pasó con el titular de base electo. Este dijo que, si Vázquez Bogado tiene pruebas, que denuncie. Aseguró que lo que está haciendo Vázquez Bogado es justificar su derrota y tratar de tapar irregularidades en la seccional, como una cuenta impaga de Essap de unos G. 36 millones y la falta de rendición de cuenta de las mejoras hechas en la base colorada.
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD