Diputado afirma que no confesó ser un corrupto

El diputado colorado abdista José María Ibáñez afirmó ayer que no confesó ser un corrupto al reconocer ante la justicia, para terminar su proceso, que hizo pagar al Congreso a sus caseros personales y además de robarles una gran parte de sus pagos.

En un largo discurso ante la plenaria de Diputados manifestó que es “una patraña”, una manipulación mediática para confundir, sostener que él admitió ante la justicia haber robado dinero público. “El reconocimiento objetivo de los hechos no implica una confesión”, expresó.

Sin embargo, dijo reconocer que cometió muchos errores y que su intención es enmendarlos.

Ibáñez se declaró víctima de un ensañamiento, sobre todo mediático, por ser colorado y pidió a sus colegas a no actuar, presionados por la supuesta campaña en su contra, como “una especie de inquisición moderna, una especie de caza de brujas, convirtiéndose en un Tomás de Torquemada y quemarme en la plaza pública”.

PUBLICIDAD

En todo momento quiso minimizar el hecho de corrupción que admitió cometer con otros escándalos de robos públicos. “¿Por qué tanta saña contra mi persona por 30 millones de guaraníes?”, llegó a decir.

El parlamentario también se defendió con que el hecho ilícito que cometió fue en el periodo anterior y un caso ya juzgado. “Se pretende juzgar mi conducta por un lado legal. Otros hablan de moral, otros de mi conducta ética y política cuando es un hecho ocurrido en la legislatura anterior”, adujo. Calificó de un “acto de hipocresía mediática y cinismo político” pretender descalificarlo por recurrir a una figura jurídica de reconocer los hechos para abreviar un proceso.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD