Documentos de Vilmar serían falsos, según sospecha Brasil

El procurador general de Brasil, Rodrigo Janot, dijo que tiene sospechas sobre la autenticidad de la documentación brasileña de Vilmar “Neneco” Acosta, prófugo por el crimen de Pablo Medina y Antonia Almada.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/UDHBGFHQGBEPZNFYIJWDQBRCYE.jpg

Señaló que el objetivo de la fiscalía brasileña es detener al exintendente de Ypejhú y que para el efecto conformará un equipo investigador. Se reunió con el fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón, y su comitiva.

Janot, acompañado de los fiscales Dogulkas Fischer, Bruno y Greorgia Diogo, se reunió con el fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón; los fiscales Sandra Quiñónez y Juan Emilio Oviedo.

Durante el encuentro, al que tuvo acceso ABC, se percibió que las autoridades brasileñas conocen acabadamente el tema.

Cuando Díaz Verón abordó el temor de que Vilmar se escude en una supuesta nacionalidad brasileña, Janot dijo: “Tenemos la sospecha de que ese documento es falso y posiblemente Vilmar perdió todos los derechos aquí”.

Díaz Verón indicó que de acuerdo a los informes obtenidos por la fiscala Claudia Morys, Vilmar nació el 13 de julio de 1975 en Ypejhú. Sin embargo, tres años después apareció como nacido en Paranhos, con el mismo nombre del padre y de la madre (Vidal Acosta y Eva Marques).

Janot indicó que por el momento no se tiene documento que respalde que Vilmar es brasileño y que todo se sustanciará en un eventual juicio de extradición, si es que Vilmar es detenido en este país.

“Vamos a tratar de detener a estas personas en la brevedad posible, ínterin investigamos sobre la realidad o no de los supuestos documentos identificatorios”, señaló el procurador del vecino país.

La respuesta fue del agrado de la delegación paraguaya que ve abierta una posibilidad de extradición de Vilmar a Paraguay si es que cae en este país.

Díaz Verón dijo que se maneja la información de que Vilmar junto a los otros prófugos Wilson Acosta y Flavio Acosta Riveros estarían escondidos en Paranhos, Brasil (Matto Grosso del Sur) o São Paulo.

Janot indicó que conformará un equipo investigador para colaborar con la búsqueda y, a la vez, indagar a fondo la autenticidad de documentos de Vilmar y de los otros, si es que los hay.

“Tenemos el objetivo de localizarlo y cumplir con la orden de captura”, enfatizó Janot.

Las autoridades brasileñas señalaron que conocen que Vilmar Acosta también estuvo implicado en el crimen del exintendente de Ypejhú Julián Núñez Benítez y que “Neneco” renovó su carné de conductor a través de interpósita persona.

Pablo Medina fue asesinado junto a Antonia Almada el pasado 16 de octubre en Villa Ygatimí. Ayer se cumplieron dos meses del crimen que, según la Fiscalía, fue ordenado por “Neneco”, quien continúa prófugo de la justicia paraguaya.

La orden de captura internacional con fines de extradición del exintendente de Ypejhú Vilmar “Neneco” Acosta Marques (ANR); su hermano Wilson Acosta Marques, su sobrino Flavio Acosta Riveros y su chofer Arnaldo Cabrera López (ya detenido) fue ordenada por el juez Carlos Martínez. El pedido lo hicieron los fiscales Sandra Quiñónez y Lorenzo Lezcano, encargados de la investigación.

El oficio fue remitido al Departamento de Interpol de la Policía Nacional. A su vez, se remitió el oficio a los organismos de seguridad de todos los países. Brasil ahora se compromete a la búsqueda y detención.

El fiscal de Asuntos Internacionales, Juan Emilio Oviedo, presentó al Ministerio de Justicia un pedido de cooperación jurídica.

En la presentación requiere que la Justicia brasileña acerque a la paraguaya todo tipo de informes respecto a las documentaciones de los prófugos por el crimen de Pablo Medina y Antonia Almada.

Señaló que para el efecto el Ministerio de Justicia deberá oficiar a los juzgados de Matto Grosso para que informen sobre las documentaciones de todo tipo existentes en relación a Vilmar Acosta, Wilson Acosta y Flavio Acosta Riveros.

Para que se entienda la magnitud de la importancia de esclarecer el crimen de Pablo Medina y Antonia Almada, el fiscal general, Javier Díaz Verón, dijo a su par de Brasil que este caso es en Paraguay como lo es el de Petrobras para este país. Hizo alusión al megafraude que involucra a ejecutivos de esa firma en Brasil.

Le indicó que tras la muerte de Pablo quedó al descubierto la narcopolítica en Paraguay.

Señaló, además, que se conoció que estaría conectado con políticos de Brasil. “Pedimos a las autoridades del Brasil que hagan un esfuerzo y lo pongan disposición de la justicia paraguaya”, le dijo Díaz Verón a Janot.