Filizzola acusa a Sixto Pereira y Pakova Ledesma de la violencia

El exministro del Interior Rafael Filizzola acusa directamente a los políticos Sixto Pereira y José (Pakova) Ledesma de los hechos de violencia que desembocaron en el sangriento enfrentamiento del viernes en Curuguaty. En esta entrevista también denuncia al presidente Fernando Lugo por rodearse de este tipo de personas. Filizzola asegura que el Jefe de Estado también descabezó la Policía.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/CWRXXQMBBVDM7M5TF4VDJGW5YU.jpg

–¿Cuál es su opinión? Otro Filizzola que se va del gabinete. ¿Doblemente golpeado?

–Yo, seguramente como muchos, estoy muy golpeado. Conocí al comisario (Erven) Lovera, un oficial muy calificado y leal a la institución. En mi administración estuvo en la Agrupación Especializada como responsable de control de disturbios. Varios de los oficiales muertos, cuatro, hicieron el curso de fuerzas especiales cuando fui ministro. Dejan familias, hijos...

–¿Qué cree que pasó?

PUBLICIDAD

–Hubo un fallo en la ejecución. El subcomisario jamás se hubiera expuesto ni expuesto a sus subordinados. Ellos no tuvieron la información necesaria y la operación terminó en tragedia. Perdieron la vida policías que fueron cobardemente asesinados, pero también muchos civiles.

–Hay una foto donde se ve a un civil apuntando directamente a la cabeza de Lovera.

–Algunos policías me relataron que los disparos fueron cercanos. Ellos fueron a dialogar y sin mediar palabra fueron atacados con armas de fuego. Eso demuestra que había intencionalidad.

PUBLICIDAD

–¿Quiénes son?

–Yo creo que puede haber una vinculación con el EPP, o podría ser una célula nueva. Podría ser una organización criminal vinculada con el narcotráfico, porque es una zona donde también operan. Se tiene que investigar quiénes ordenaron el operativo sin que estén dadas las condiciones y sin estudios de inteligencia. Me dijeron que Lovera no quiso hacer ese operativo. Me dijeron que el personal estaba cansado. Les dispararon a sangre fría.

No puede quedar impune un hecho en el que hubo 16 muertos, algo que no tiene precedentes.

–¿Esto estuvo planificado?

–Hay varias hipótesis. Puede ser una parte de algo mucho más grave. Puede tener vinculación con el EPP o con el narcotráfico que quiere allí una zona militarizada. Puede ser una organización mayor que quiere seguir llevando adelante actos de violencia como esto. Este grupo forma parte de la Liga de Carperos y como todos saben, uno de sus líderes visita habitualmente el Palacio de Gobierno.

–¿Quién, José Rodríguez?

–Claro, cuando yo estaba como ministro fue detenido en el Palacio (de Gobierno) después de entrevistarse con el presidente. Tenía orden de captura y ejecutamos esa orden. Sea quien sea tenemos que respetar el Estado de Derecho. Acá el problema es que el Gobierno privilegia su relación con esta Liga de Carperos, que fue creada durante este gobierno y con objetivos políticos, con alto grado de oportunismo, creada por (el senador) Sixto Pereira, el gobernador (José) Ledesma y otras personas más con el ánimo de capitalizar votos. Pero, en realidad lo que están haciendo es engañar a muchas familias campesinas empobrecidas, gente que les sigue con la ilusión de tener un pedazo de tierra. Son engañados y utilizados. Mientras se privilegia a líderes que utilizan la violencia como método, se están dejando de lado a organizaciones que tienen trayectoria de lucha contra la dictadura, organizaciones serias que no recurren a la violencia y que tienen planes concretos de desarrollo, como la Federación Nacional Campesina y la Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (MCNOC).

–Llamativamente estas organizaciones se apagaron o están muy anémicas.

–No es que se apagaron. Están marginadas por el Gobierno.

–¿Los carperos están financiados por el Gobierno?

–Los carperos están instrumentados por Sixto Pereira, Ledesma y otros más. En contrapartida, organizaciones, como la FNC que promueven proyectos de desarrollo basados en la producción de algodón a mayor escala, la industrialización del algodón, generación de fuentes de trabajo a base de la industria y el trabajo en el campo, que tiene una trayectoria de décadas, están marginadas.

–¿Lo de Ñacunday también estuvo planificado para jaquear a los productores brasiguayos?

–Lo de Ñacunday y el movimiento alrededor de las tierras de Teixeira fueron acciones tendientes a crear una base política. Fue un acto de oportunismo e irresponsabilidad política por parte de determinados actores vinculados al Gobierno, en el cual el presidente Lugo tiene una alta dosis de responsabilidad. Se alentaron falsas expectativas, terminaron siendo engañados, manipulados. No creo que a madres, hijos, les guste vivir bajo carpas durante meses.

–Salieron sin nada.

–Sin nada. Además, el presidente Lugo ha sido sumamente irresponsable al tener cerca a personas que alientan la violencia.

–¿Hay que investigar a Pereira, Ledesma?

–Políticamente son los responsables. Finalmente, el responsable es el Presidente por haber sido permisivo con su entorno. También es responsable de lo que está pasando en la policía. Permitió la intromisión política.

–¿De quién?

–De estas mismas personas de las que estamos hablando, Pereira, Ledesma. Ellos eran los que más presionaban para influir en la policía cuando yo era el ministro, pero yo defendí la institucionalidad y no permití que ninguna fuerza política interfiera.

–¿Cuál es su interpretación de este cambio en la Policía, de Paulino Rojas a (Arnaldo) Sanabria?

–Sanabria es una persona cuyo perfil es más de oficinista. Lo más grave es que no solamente se desplaza a policías bien entrenados, muy valiosos, sino inclusive está truncando su carrera.

–¿Por qué?

–Porque Sanabria es menos antiguo que ellos. Estoy hablando de Althemburguer, el padre de la FOPE, Pastore, el que tuvo los resultados más contundentes contra el EPP; Aguilera, jefe de departamento y director de zona en la región de influencia del EPP. Diosnel Ferreira, que tuvo resultados importantísimos en la lucha contra el narcotráfico. Ellos van a pasar a retiro antes de terminar sus carreras. Me indigna verdaderamente esto. Es una ingratitud enorme. Ellos han arriesgado sus vidas. Le estamos privando a la Policía de lo mejor que tiene en este momento en cuanto a liderazgo, sobre todo de Pastore y Althemburguer. La persona indicada para subir como comandante era Pastore. Ahora se va a su casa pero realmente paga el país. No digo que puedo afirmar, pero me parece llamativo que antes de que se inicie la investigación ya hayan descartado al EPP. Me llama la atención que Sanabria haya sido el elegido habiendo sido el director de la zona donde ocurrieron los episodios del viernes. Tiene responsabilidad más directa inclusive que el comandante destituido. Además me dicen que él estuvo en el operativo.

–¿Ese grupo político del que habla también tiene a la Policía en sus manos?

–Sixto Pereira, según la información que yo tengo, es el que vetó a Pastore. La irresponsabilidad mayor es del Presidente por haber permitido esta injerencia política en la Policía.

–¿Puede haber gente radicalizada que quiere continuar este gobierno a la fuerza?

–Lo que yo sé es que hay gente irresponsable que en el afán de permanecer en sus cargos no se da cuenta que causa un grave daño al país. Por ejemplo, se está utilizando el Ministerio de Educación para promover una candidatura presidencial, lo mismo pasa en el Ministerio de Salud. En el Palacio está López Perito que también promueve su candidatura. Se usan áreas claves del Gobierno en función de intereses electorales. Uno no puede ser ministro y candidato y hacer bien su trabajo.

–Y Alegre y usted fueron desplazados por eso.

–Yo no me doy por aludido.

–Lo dijo públicamente el Presidente.

–No me doy por aludido porque nunca me dijo en la cara y tampoco me siento aludido porque nunca hice política estando en el Ministerio del Interior. A mí me sacaron porque tuve muchas diferencias políticas con Lugo. Creo que el Presidente designó a Carlos, mi primo, en el Ministerio del Interior para promoverlo (como presidenciable), así como hizo con Víctor Ríos en Educación. No se puede utilizar cargos públicos para promover liderazgos. No se puede regalar cargos, usar la estructura, nombrar planilleros a costa del presupuesto.

–¿No estaba preparado Carlos para ese cargo?

–Yo creo que ahí hubo varios factores. Ya durante Acuña, que fue el ministro que le precedió dos meses, se tomaron decisiones muy equivocadas. Se volvieron a permitir guardias privadas, una licencia poética que en la realidad es una forma de corrupción, de pedir coima. Eso quebrantó muchísimo la moral y la disciplina, la unidad de mando en la Policía. Lo segundo es que se volvió a permitir la injerencia política. Carlos entró heredando ya esa situación. Tampoco vi que haya hecho mucho por querer cambiar eso. Aparte, no tuvo buen equipo. Aceptar un cargo por aceptar es un error.

–¿Se insertó y no cambió?

–Al contrario, se desarmaron varios equipos que estaban actuando muy bien. Con la designación de este nuevo comandante se le da el golpe de gracia a todo lo que estábamos haciendo. Se va a la calle toda una remesa antes de tiempo. Eso es lo más grave. Aparte de ser un hecho de ingratitud el mandarlos a la calle, ellos se van con una jubilación menor a la que deberían cobrar. Se le da un golpe de gracia a un esfuerzo enorme de promoción de la Policía.

Se deja a la ciudadanía en la incertidumbre. En un momento en que van creciendo las amenazas, se le da un golpe a la Policía Nacional con esto.

–¿Es una torpeza o hay una planificación?

–Lo que puedo decir es que es ineptitud y una tremenda irresponsabilidad y sobre todo un enorme desprecio por parte del Presidente a un reclamo de una mayor seguridad.

–¿Hay personas que no quieren las elecciones de 2013?

–No puedo descartar que en la política paraguaya haya personas que quieran truncar las elecciones como en el pasado. Tenemos antecedentes. Pero no creo que alguien en el Paraguay tenga la capacidad de impedir las elecciones. Tampoco hay un ambiente internacional para eso. Lo que hay es un acto de irresponsabilidad del parte del Presidente. Espero que tome las medidas correctivas. No critico por criticar. La seguridad de todos está en juego. Lo que me gustaría es que se tomen las medidas correctivas.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD